PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Capo busca restablecer al cártel de los Arellano Félix en Tijuana y lanza amenazas al semanario Zeta

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Investigadores de México y Estados Unidos informaron que José Roque García, ligado al Cártel Arellano Félix (CAF), regresó a Tijuana, Baja California, con la intención de restablecer la organización criminal sin la ayuda del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Cuando fue detenido en 2004, junto con Eric Ballesteros Estrada y Jaime Ocampo Morineau, Roque García admitió que participaba en secuestros y cobro de plaza para el narcotráfico, y que también había asesinado a algunas personas, a muchas de las cuales deshizo en ácido.

Roque García pasó unos años en el penal de El Hongo, localizado en el municipio de Tecate, pero obtuvo su libertad. En 2009 fue aprehendido de nueva cuenta en operativos de búsqueda de integrantes del CAF. Luego ya no se supo de él, hasta este 2017, porque ahora es buscado por autoridades de México y Estados Unidos, según información publicada por el semanario Zeta.

En conversaciones que ha sostenido con otros miembros del grupo criminal, los investigadores han tenido conocimiento de sus intenciones criminales para restablecerse y, además, “acabar con el semanario Zeta”.

El pasado miércoles 5, la codirección de Zeta fue informada de la amenaza vertida contra el medio de comunicación.

De acuerdo con la nota difundida, un grupo binacional de inteligencia en la persecución de grupos del narcotráfico y el crimen organizado captó la amenaza de Roque García, y precisó que atacar el edificio del periódico no es el único plan criminal del sujeto identificado como originario del Barrio Logan de San Diego, California.

Lo suyo es una serie de actos de violencia de alto impacto, en un intento de demostrar poderío criminal y arrebatarle la ciudad al CJNG y al Cártel de Sinaloa, para recuperarla para el Cártel Arellano Félix, que él pretende encabezar, ya sin sus dirigentes: Francisco Javier Arellano Félix “El Tigrillo”, capturado en 2006, y Fernando Sánchez Arellano, “El Ingeniero”, en 2014.

Zeta subrayó que una vez más está bajo amenaza y en esas condiciones ejerce el periodismo de investigación, en un país que es riesgoso para el desarrollo del oficio.

No obstante, apuntó, en este contexto de inseguridad y violencia, de impunidad y corrupción institucional, mantiene su compromiso con sus lectores, amigos y anunciantes. “Seguiremos informando, haciendo periodismo de investigación allende las amenazas, en tanto contemos con su confianza y solidaridad”.

Desde el jueves 4, unidades de la Policía Estatal Preventiva de la Secretaría de Seguridad Pública de Baja California resguardan las oficinas del semanario, ante la amenaza latente de un miembro de Roque García de atacar el edificio.

“En esas condiciones seguiremos investigando, entrevistando, analizando y publicando lo que sucede en Baja California y en México”, señaló el semanario.

Comentarios