PANAMA PAPERS GANA PULITZER

El narcisismo político invade las calles de México

Los políticos priistas son adictos a rendirse homenaje. Y les gusta hacerlo bautizando calles y lugares públicos con su nombre. Es el caso del apelativo “Alfredo del Mazo”, que puede referirse a tres personas diferentes –entre ellas el actual candidato del PRI a la gubernatura mexiquense. Hay, por lo menos, 44 calles y 93 espacios públicos que se llaman así… Y existen otros casos igual de llamativos: “Carlos Hank”, por ejemplo, es incluso más repetido.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Para llegar a Toluca –procedente de Atlacomulco– hay que pasar la Vía Alfredo del Mazo, nombre que adquiere la carretera federal 55 justo en el lugar en el que hace unas semanas terminaron las obras del nuevo distribuidor vial. Esta obra fue planeada y financiada por la administración de Enrique Peña Nieto.

Ese distribuidor es uno de los nueve que la administración federal peñanietista destinó al Estado de México, señaladamente a Toluca. No fue inaugurado aunque ya está abierto a la circulación. En las inmediaciones de la obra subsiste el nombre que en cuatro generaciones se ha convertido en uno de los más relevantes de la nomenclatura mexiquense.

Anhelantes de la trascendencia, los políticos en general y los mexiquenses en particular, como próceres de la patria, acaparan con sus nombres las calles, parques públicos, escuelas, bibliotecas, centros culturales, mercados, e inclusive, un asta bandera monumental.

En el caso del nombre “Alfredo del Mazo” casi nadie usa el segundo apellido, que puede corresponder a bisabuelo, abuelo o papá, pero la sola nomenclatura, por su dimensión, puede servir de propaganda electoral.

Alfredo del Mazo, padre y abuelo, fueron gobernadores del Estado de México y ocuparon relevantes cargos federales. El bisabuelo, del mismo nombre, fue alcalde de Atlacomulco. Ellos, como en la Edad Media, se relacionaron por vía familiar con otros políticos poderosos de la entidad, de manera que, aun sin llevar los apellidos, los Del Mazo son primos de Peña Nieto, en cuyo gobierno destacan:

Alejandro del Mazo Maza, por ejemplo, es subprocurador de Protección al Ambiente; Carolina Monroy del Mazo fue alcaldesa de Metepec, diputada federal y dirigente nacional del PRI. Su esposo, Ernesto Nemer, fue subsecretario de Desarrollo Social y ahora es titular de la Procuraduría Federal del Consumidor. Y, naturalmente, el candidato a gobernar la entidad, Alfredo del Mazo Maza.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 2110, ya en circulación

Comentarios