PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Desde el 2003, el FBI investigaba las ligas de Yarrington con el narco

Antes de que terminara su periodo como gobernador de Tamaulipas (1999-2004), Tomás Yarrington ya era investigado por el gobierno de Estados Unidos. En un reportaje publicado en la edición 1397 de la revista Proceso del 10 de agosto de 2003, el periodista José Gil Olmos da cuenta de una investigación de la Oficina Federal de Investigación del gobierno de aquel país (FBI, por sus siglas en inglés) en el que se destaca la estrecha relación entre el hoy detenido Yarrington y el narcotraficante Osiel Cárdenas, en aquel entonces líder del Cártel del Golfo. A continuación se reproduce el reporte especial, titulado Gobernadores en el narco.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Por lo menos desde agosto de 2002, la Oficina Federal de Investigación del gobierno estadunidense -FBI, por sus siglas en inglés- tenía informes acerca de la presunta relación entre el narcotraficante Osiel Cárdenas Guillén y varios gobernadores mexicanos, principalmente el de Tamaulipas, Tomás Yarrington.

De acuerdo con un documento del FBI marcado como FD-302 (Rev 3-10-82) y realizado por los agentes Michael A. Sutton y Kimberly S. Wilkins, que forma parte de la investigación efectuada sobre Osiel Cárdenas, en Houston, Texas, marcada con el código 92C-HO-26953 (0-21), el jefe del cártel del Golfo mantenía “vínculos” con Yarrington, quien le habría pedido dinero en varias ocasiones.

El documento menciona en forma escueta que “así lo hizo exactamente Francisco Barrios (sic) (gobernador de Chihuahua en el período 1992-1998 y próximo coordinador de los diputados federales panistas) con Amado Carrillo”, El Señor de los Cielos, lo que podría comprobarse, afirma, en una investigación de la Procuraduría General de la República, de la cual, sin embargo, no da más detalles.

El documento oficial, elaborado en inglés y cuya copia tiene Proceso, precisa que “contiene ciertas recomendaciones, no conclusiones, del FBI”, pero desde el inicio ofrece información proveniente de una “fuente” no identificada entrevistada en la oficina del FBI en Houston entre el 26 de agosto de 2002 y el 27 de noviembre de 2002.

El FBI consideró relevantes los datos aportados por el testigo: “Se le avisó a la fuente que él/ella iba a ser entrevistada respecto a su conocimiento de Osiel Cárdenas”.

Bajo el título “Organización” y la clave “Individuos Dominantes”, el informe señala en su segundo párrafo lo que el informante reveló respecto del jefe del cártel del Golfo:

“Osiel Cárdenas Duillen (sic) alias/ El Carnicero, declaró después del embargo de nueve toneladas de cocaína en Harlington, TX (Texas), (que) había sido un error permitir que tanta cocaína fuera embargada al mismo tiempo.”

En seguida, señala: “Aproximadamente, el 2 de marzo, 02, OC (Osiel Cárdenas) temiendo que José Torres, quien había servido durante este tiempo como consejero económico del gobernador Yarrington, y Emilio López habían tratado de extorsionarlo, o que pudiera ser encarcelado. Osiel decide huir a Estados Unidos vía el puerto de entrada en Laredo, Texas, utilizando un pasaporte falso, el cual había sido hecho en la oficina de la secretaria general del gobernador, en Ciudad Victoria”.

Según la información del gobierno de Tamaulipas, la secretaria general es Mercedes del Carmen Guillén Vicente, hermana de Rafael Sebastián, a quien el gobierno del presidente Ernesto Zedillo identificó, en 1995, como el subcomandante Marcos.

De los presuntos funcionarios que al parecer trataron de extorsionar a Osiel, la corresponsal de Proceso en Tamaulipas, Gabriela Hernández, no encontró registro de José Torres ni de Emilio López en el equipo del gobernador.

Sin embargo, la información del FBI reafirma las pruebas que ya se tenían de que Osiel Cárdenas Guillén cruzaba la frontera de Estados Unidos con documentos falsos, entre ellos una licencia de la Policía Ministerial de Tamaulipas (PME8723) que, según los antecedentes investigados por la PGR, estaba a nombre de Diego Estrada López, a quien acreditaba como agente de esa corporación.

El documento del FBI, de apenas tres hojas, fue realizado bajo la responsabilidad de su oficina en Houston y elaborado por los agentes especiales Michael A. Sutton y Kimberly Wilkins.

Sutton, de acuerdo con datos obtenidos en Internet, ha trabajado para la agencia estadunidense durante más de 33 años, de los cuales 22 ha sido agente especial asignado a las oficinas del FBI en Washington, San Diego, Los Ángeles, Galveston y Houston. Tiene estudios de administración de justicia por la Universidad de San Diego y es veterano de la Armada de Estados Unidos. En el FBI, ha trabajado en las especialidades de criminalística general, investigación e inteligencia en narcotráfico. Desde 1997, ha sido coordinador de la división del FBI en Houston del Equipo de Evidencias.

Por su parte, la agente especial Kimberly S. Wilkins ha participado en casos como el del “Asesino del ferrocarril”, Ángel Saturnino Resendez, que en 1999 provocó pánico en Houston.

La corrida de toros

El documento da cuenta de las versiones de la presunta protección que ha recibido Osiel Cárdenas por gobernadores y autoridades federales.

“Es bien sabido que el traficante de droga Osiel Cárdenas ha sido protegido por el jefe de la PJF (Policía Judicial Federal) y que también mantiene relaciones con la oficina del gobernador en Ciudad Victoria, Tamaulipas.”

Continúa, sin dar nombres ni fechas de la información: “Se cree que los gobernadores de Sonora, Nuevo León y Tamaulipas están apoyando el negocio del tráfico de drogas dentro de su territorio (jurisdicción), dando protección a los vendedores de drogas”.

Luego cita el nombre de un personaje clave para la organización de Osiel Cárdenas, del cual no se tiene registro en la información hasta
ahora publicada sobre el jefe del cártel del Golfo. Y agrega: “Ebano Jorge es también miembro de la organización. Reside en ambas ciudades, en el DF y en Ciudad Victoria”. Sobre este personaje, tampoco se tienen datos, por lo que podría pensarse que es un testigo protegido.

“EJ (Ebano Jorge) es responsable de localizar casas para OC (Osiel Cárdenas) y los miembros de la organización, tanto en el DF como en las áreas de Ciudad Victoria.”

Señala el FBI que “de acuerdo a un sub-balance, la organización de OC tiene aproximadamente 12 residencias en Ciudad Victoria. Una de ellas localizada cerca de 50 metros de la del gobernador”.

Manifiesta que de acuerdo con su servicio de inteligencia, “esta organización posee una flota de aproximadamente 23 aviones, los cuales están diseminados por todo México. Particularmente en Reynosa, Laredo, México, El Mante y Ciudad Victoria, Tamaulipas”.

Incluso, afirma que, de nuevo con base en sus servicios de inteligencia, “uno de esos aviones sirvió en su momento de medio de transporte para el gobernador Yarrington, quien había volado desde Ciudad Victoria a Torreón, Coahuila, para asistir a la corrida de toros del torero Pablo Hermoso de Mendoza”.

En Tamaulipas es conocida la afición del gobernador Yarrington a las corridas de toros, principalmente cuando participa el rejoneador español Hermoso de Mendoza. En entrevista telefónica, Raymundo Ramos Vázquez, consejero del Comité de Derechos Humanos 5 de Febrero en Nuevo Laredo, confirma la afición de Yarrington por la fiesta brava.

Efectivamente, el 17 de marzo de 2001 y el 18 de octubre de 2002, el rejoneador Hermoso de Mendoza estuvo en la plaza de toros de Torreón.

El informe del FBI agrega que “Osiel Cárdenas y Amado Carrillo fueron apoyados y protegidos con frecuencia por los gobernadores de Yucatán, Campeche, Sonora, Chihuahua y Tamaulipas”.

De acuerdo con la información aportada por la fuente que entrevistó el FBI en Houston, “Osiel declaró en varias ocasiones (que) el señor Tomás Yarrington le había pedido grandes sumas de dinero (así hizo exactamente Francisco Barrios con Amado Carrillo, lo cual puede probarse en la página adjunta al archivo, hecha por la PGR ), y que esto lo había puesto muy furioso, debido a sus constantes llamadas”.

Añade que “esto se lo dijo a un integrante del PRI, legislador estatal en Tamaulipas, México”. Y cita, en español, un párrafo:

“Y le consta que el narcotraficante Amado Carrillo Fuentes tiene amistad y le brinda protección el gobernador de Morelos, Jorge Carrillo Olea, ya que, como lo manifestó anteriormente, lo vio en el rancho de Morelos denominado La Luz, ya que incluso iban patrullas de la Policía Judicial del estado; que además el declarante se encuentra enterado por comentarios de gente que está en el medio del narcotráfico, así como por el mismo Amado Carrillo Fuentes, que tiene relaciones y le brindan protección los gobernadores actuales de Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Sonora y Chihuahua, incluso le comentó Amado al declarante que este último gobernador panista de apellido Barrios ya había abusado en pedirle fuertes cantidades de dinero a Amado Carrillo, a lo cual a éste ya lo tenía ‘molesto’ por estarle pidiendo siempre dinero…”.

No obstante que el documento del FBI señala como fuente de esa información a un “legislador del PRI” en Tamaulipas, la referencia documental que el reportero encontró al respecto corresponde al joyero José Tomás Colsa McGregor -las declaraciones de éste son prácticamente las mismas que reproduce el documento del FBI-, en un testimonio rendido el 25 de marzo de 1997, publicado el 28 de diciembre de 1998 por los reporteros de La Jornada Juan Manuel Venegas y Roberto Garduño.

Según ese testigo protegido, que fue asesinado el 7 de julio de 1997 por Arturo Hernández González, El Chaky, al salir de la cárcel en 1994 buscó a Carrillo Fuentes en septiembre de ese año; logró contactarlo por medio de su hermana Martha, quien le dio el teléfono de El Señor de los Cielos en Cuernavaca.

“En el aeropuerto de Cuernavaca, fuimos recogidos por pistoleros de Amado, los cuales nos trasladaron a su rancho La Luz, en el municipio de Tecatitla. Nos recibió la esposa de Amado”, dijo, y luego, ante el Ministerio Público, confirmó que Amado Carrillo tenía amistad “con varios gobernadores que también le brindaban protección; además de Jorge Carrillo Olea, que como manifesté anteriormente, lo vi en el rancho de Morelos denominado La Luz; además, me encuentro enterado por comentarios de gente que está en el medio del narcotráfico, así como por el mismo Amado Carrillo Fuentes, que tiene relaciones y le brindan protección los gobernadores actuales (1997) de Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Sonora y Chihuahua”.

Es decir, Víctor Cervera Pacheco, Mario Villanueva Madrid, Jorge Salomón Azar García, Manlio Fabio Beltrones y Francisco Barrio, respectivamente.

Agregó, asímismo, que Carrillo Fuentes le comentó que “el gobernador panista de apellido Barrio ya había abusado en pedirle fuertes cantidades de dinero, por lo que Amado ya estaba molesto”.

El 17 de octubre de 2000, Vicente Fox, siendo ya presidente electo, rechazó la acusación, que fue publicada en varios medios informativos de Estados Unidos en el momento en que Barrio era responsable de la Comisión de Transparencia y Lucha Anticorrupción del equipo de transición foxista: “Son torpes expresiones”, “dolosas ” y “sin sustento”, declaró entonces.

Acerca del autor

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Comentarios