PANAMA PAPERS GANA PULITZER

La impunidad y los Panama Papaers

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- En abril del 2016 se dio a conocer la mayor filtración de documentos confidenciales en el mundo –11.5 millones– de casi cuarenta años del bufete panameño Mossak Fonseca que contenía información confidencial de personajes adinerados de 200 países que se habían beneficiado de los paraísos fiscales para evadir impuestos.

Con información de más de 214 mil empresas offshore o paraísos fiscales se supo de las artimañas de empresarios, políticos, jugadores de futbol, artistas, que entraron a una compleja red de inversiones para mantener casi intactas sus fortunas.

La investigación de los documentos con millones de archivos, correos electrónicos, cartas, documentos oficiales, entre otras informaciones duró más de un año y fue encabezada por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), con la colaboración de periodistas de más de un centenar de medios de comunicación de todo el mundo.

En México la revista Proceso fue el primer medio invitado a participar en esta enorme investigación global y luego por recomendación de la revista fue incluida Aristegui Noticias. Fueron los dos únicos medios mexicanos confiables en guardar información delicada con implicaciones graves debido a que se trataba de personajes ricos y poderosos.

También te recomendamos

Este lunes los Panama Papers como se le conoció a esta investigación global recibió el Premio Pulitzer en la categoría de Periodismo de Profundidad, lo que significa un reconocimiento al enorme trabajo que realizaron 380 periodistas de todo el mundo. Es un galardón al periodismo de investigación globalizado y, sobre todo, a la confianza que todos y cada uno de ellos ofreció para llevar a cabo la aventura periodística.

En algunos países la investigación tuvo sus efectos, el primer ministro de Islandia, Sigmundur David Gunnlaugsson, tuvo que renunciar, pero en otros países como México los responsables de evasión del fisco con ganancias millonarias simplemente no fueron tocados. La impunidad reinó a pesar de la información cierta, veraz y corroborada.

Entre la lista de 289 mexicanos, 68 entidades offshore y 38 despachos que sirvieron de intermediarios entre mexicanos y Mossack Fonseca, aparecieron: el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya; el dueño de TV Azteca , Ricardo Salinas Pliego; el narcotraficante Rafael Caro Quintero; Juan Armando Hinojosa Cantú, propietario de Grupo Higa; Omar Yunes, hijo del gobernador de Veracruz Miguel Ángel Yunes.

Amado Yáñez Osuna, socio mayoritario de la empresa Oceanografía; Alfonso de Angoitia, ejecutivo de Televisa; Óscar Fernando Trujano, empleado del Servicio de Administración Tributaria (SAT); la familia Ballesteros Franco; Carlos Alberto Rojo Macedo, presidente de Grupo Interacciones y otros personajes relacionados con la entidad financiera propiedad de Carlos Hank Rhon.

Ante el peso de la revelación, el SAT anunció que investigaría a cada uno de ellos y desde mayo del año pasado, cuando se dieron a conocer los nombres y documentos, ninguno de los señalados ha sido llevado a tribunales.

El muro de la impunidad oficial se levantó una vez más entre las investigaciones periodísticas sustentadas y los poderes fácticos que se saltan todas las leyes y siguen caminando como si nada hubiera pasado.

Enhorabuena para el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), que coordinó la investigación global #PanamaPapers en la que participó Proceso y Aristegui Noticias. Pero una vez más la impunidad se entronizó ante la ley.

Acerca del autor

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Comentarios