“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

“Si no podemos piropear a las viejas, se acabó la alegría del mundo”: Marcelino Perelló

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- No conforme con los señalamientos que hizo en Radio UNAM sobre el caso Daphne –la menor que fue violada por cuatro jóvenes en Veracruz–, el exconductor de esa radiodifusora, Marcelino Perelló, continuó este lunes con sus comentarios misóginos y sexistas, sin el menor respeto al género femenino.

“Adoro a las viejas, las adoro; las adoro no solo como objetos sexuales: las tetas, las nalgas, los ojos, no. Adoro su manera de ser, su perspicacia especial, cierta dulzura; ese filo finísimo que tienen al pensar. La sabiduría de mi mujer, de mi mare, de mi hermana son sabidurías específicamente femeninas”, señaló en entrevista con Radio Fórmula.

Y sostuvo que sobre el caso en el que un taxista llamó “guapa” a Tamara de Anda, conocida como “Plaqueta”, “hice una apología del piropo, dije: si no podemos piropear a las viejas, se acabó la alegría del mundo, y defendí que se pudiera ‘piropear'”.

A tres semanas de que Radio UNAM anunció la cancelación del programa “Sentido Contrario”, que dirigía Perelló, éste recalcó que no se retracta “ni un centímetro” al decir que hay personas que llegan al orgasmo al ser violadas. Tal afirmación, dijo, está respaldada por el psicoanálisis, la psiquiatría y la psicología.

También te recomendamos

Añadió: “¿Por qué la violación es tan grave? Porque produce placer en la víctima. Hay mujeres que solo llegan al orgasmo si son violadas, y eso sucede porque el sentimiento de culpa desaparece”.

Subrayó que en aquella ocasión, en el programa “Sentido Contrario”, aclaró que eso ocurre tanto en hombres como en mujeres, ya que la cópula va acompañada del sentimiento de culpa, pues está acompañado de la idea del pecado original.

Luego aseguró que su dicho lo puede documentar “con las citas de los científicos que se ocupan de esos temas. Lo sostengo y no creo que haya misoginia alguna porque también a los hombres les sucede”.

Soltó: “Me parece natural” si un ama de casa “se asusta porque se diga que hay mujeres que solo llegan al orgasmo cuando se violan, sobre todo si no las han violado y no lo han experimentado”.

Según Perelló, su colaborador Javier Platas habló del caso de Daphne y “me dijo: ¿le meterías los dedos a Daphne?”, ante lo cual le señaló que esa acción no era un piropo, pero reconoció que después precisó: “pues depende, si está cuero y esta ‘metible’ a lo mejor. Pero es una ocurrencia, es así al bote pronto. Me faltó decir ‘y si se deja’, porque la cantidad de culos y vaginas que han conocido estos dedos es infinita, pero nunca en el plan de forzar, de imponer a la mujer”, insistió.

Detalló que ante el señalamiento que hizo otra de sus colaboradoras, en el sentido de que eso que ocurrió a Daphne era una violación, el exconductor de Radio UNAM respondió: “No, no es una violación, para que haya violación, dije literalmente, tiene que haber verga”.

Sin embargo, apuntó, luego de ver el Código Penal Mexicano “resulta que sí se puede violar con uvas, pepinos, zanahorias, palos de escoba”. Pero en todos los códigos penales la violación se define como “la cópula forzada”, enfatizó.

Sobre la columna de Sabina Berman, titulada “Pensar con el pene”, publicada en el semanario Proceso que circula esta semana, Perelló agradeció la comparación con el escritor Charles Bukowski, y reiteró: “La sexualidad siempre ha connotado una represión porque en ella está el pecado”.

“No pudimos hacer otra cosa”

Marcelino Perelló aseguró que el día que le notificaron su salida de Radio UNAM, llegaron Benito Taibo, director de Radio UNAM, y Carlos Narro, subdirector de asuntos culturales. “Los dos acongojados, apenados, dijeron: no pudimos hacer otra cosa, Marcelino, entiéndenos. Se puso muy cabrón”.

Subrayó que no le dieron la oportunidad de explicarse. “Eres la primera persona que me habla”, le dijo Marcelino a Ciro Gómez Leyva. Asimismo, sostuvo que, “hasta el momento no puedo saber si era una decisión de Benito, o era una decisión de más arriba, en la escala jerárquica, de mando de la UNAM. En todo caso sí me pareció una decisión no solo apresurada, sino impropia de la máxima casa de estudios”, apuntó.

Respecto de su programa, adelantó que lo seguirá haciendo, vía streaming, “con la misma fórmula, solo que para un público más reducido, puesto que son pocos los que pueden acceder a ese medio”.

De igual manera, aseguró, “apuesto y seguiré apostando, mientras pueda, por una sociedad libre, alegre y desenvuelta”, por una relación entre hombres y mujeres que “se lleve a cabo con la máxima intensidad y el máximo disfrute de esta tan difícil condición humana”.

Y ofreció disculpas a las personas que “se hayan podido sentir ofendidos o agredidos por mis palabras” en el programa “Sentido Contrario”.

En particular ofreció excusas “a mi familia, que se ha visto fuertemente lastimada; mi hija, mi hermana, mi esposa. Han sido víctimas colaterales de este asunto”.

Comentarios