Mariano Rajoy deberá declarar como testigo sobre el caso Gürtel

MADRID (apro).— El presidente del gobierno, Mariano Rajoy, tendrá que declarar como testigo en el juicio del caso Gürtel, la mayor trama de corrupción política en España, según decidió hoy la Audiencia Nacional.

Rajoy tendrá que comparecer en su calidad de presidente del Partido Popular (PP), instituto político acusado de mantener una caja B con la que se benefició de los recursos provenientes de la corrupción político-empresarial.

El tribunal que preside el magistrado Ángel Hurtado decidió por mayoría de dos votos a uno que Rajoy sea citado en una fecha por determinar, en contra del criterio de la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía General del Estado que se oponían a que el jefe del Ejecutivo español declarara en este juicio por corrupción.

El argumento de la fiscalía es que la declaración de Rajoy no es “ni útil ni necesaria” y que sería “redundante” para probar la existencia de la caja B del PP, que está “suficientemente acreditada”.

De acuerdo a la Ley de Enjuiciamiento Judicial, en su calidad de testigo, Rajoy está obligado a “decir verdad”, sin embargo, hasta ahora el mandatario español ha negado la existencia de dicha caja B y que él no la conocía, pese a que la justicia tiene ampliamente acreditada su existencia.

La petición de que Rajoy declare en este juicio, parte de la acusación popular que encabeza la Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade).

Esta asociación pide que Rajoy testifique porque “falta a la verdad” a la hora de atribuir cargos orgánicos en el partido al presidente del gobierno como cuando fue secretario general del PP y vicesecretario encargado de asuntos electorales.

También señala que “la conciencia social exige sanciones” y “resulta necesario oír a los máximos responsables”.

Considera que a estas alturas del juicio se constató que el abogado del PP pretende trasladar la responsabilidad de las ilícitas subvenciones electorales realizadas por Francisco Correa a los beneficiarios, entre ellos los alcaldes de dos ayuntamientos madrileños para “salvar al jefe Rajoy” intentando cargar la responsabilidad a “escalones inferiores”.

Según la fiscal Concepción Nicolás, la declaración del presidente no es “relevante por cuanto no aparece con potencialidad para modificar el sentido del fallo”.

El presidente Rajoy enfrentó previamente dos veces la petición de declarar como testigo en el caso Gúrtel por solicitud de la acusación popular que ejerce Adade, que no se habían conseguido, hasta ahora.

Comentarios