México sufre por el gran consumo de drogas en EU: John Kelly

WASHINGTON (apro).- El gobierno del presidente Donald Trump reconoció que México sufre y paga las consecuencias de la gran demanda y consumo de drogas por parte de los estadunidenses.

En un foro celebrado en la Universidad George Washington, en esta capital, el general John Kelly, secretario de Seguridad Interior del gobierno de Trump, reconoció que México es un “gran aliado”, pero también un país que sufre las secuelas del consumo de drogas de los estadunidenses.

“Estamos en buena forma, buena coordinación, buena alianza con el gobierno de México, con el ejército mexicano y las agencias de la aplicación de la ley. Y ellos sufren, otra vez, por nuestra demanda de drogas, tenemos que reconocerlo”, admitió el general Kelly al abordar el problema bilateral del narcotráfico.

Sin entrar en detalle sobre las consecuencias que sufren los mexicanos por la imparable demanda y abuso de drogas en Estados Unidos, Kelly destacó que con el gobierno mexicano cuentan con una buena cooperación.

“Son grandes aliados en la lucha contra el terrorismo, son grandes aliados al trabajar con nuestras agencias de la aplicación de la ley y de inteligencia para el intercambio de información. Los ayudamos. Nos ayudan”, subrayó.

Como ejemplo de esta cooperación entre México y Estados Unidos, el secretario de Seguridad Interior destacó la detención, revisión y deportación de inmigrantes centroamericanos por parte de las autoridades mexicanas, que –dijo– favorecen a las estadunidenses.

“El año pasado aprehendieron o detuvieron y enviaron a sus países de origen a 160 mil centroamericanos, antes de que rebasaran los 160 kilómetros al norte de la frontera con Guatemala”, detalló.

Con la ponencia titulada: “Amenazas a Estados Unidos y las respuestas del Departamento de Seguridad Interior”, el general Kelly sostuvo que las Organizaciones Criminales Transnacionales, entre éstas los cárteles mexicanos del narcotráfico, siguen metiendo al territorio estadunidense enormes cantidades de droga, como mariguana, cocaína, heroína y metanfetaminas.

En este contexto, y para especificar la imparable demanda de estupefacientes en Estados Unidos, que permite y favorece el creciente flujo de narcóticos en México, indicó que en 2015 fallecieron en su país 52 mil 404 personas por una sobredosis de droga.

“Es la cifra más alta de muertes relacionadas por las drogas registrada en el país. Causó más muertes que la epidemia del SIDA cuando estaba en su apogeo en 1995”, reconoció Kelly.

Y afirmó que la Casa Blanca fortalecerá sus esfuerzos para combatir la demanda y consumo de drogas, asumiendo un papel de coordinador en el que participen los gobiernos a todo nivel, así como los padres de familia y todos los sectores sociales.

“Nunca antes habíamos tenido una campaña antidrogas como ésta”, declaró Kelly en la Universidad George Washington.

En materia migratoria, como lo hace de manera constante el presidente Trump, presumió que desde el arranque de la nueva presidencia disminuyó notablemente el flujo de inmigrantes indocumentados por la frontera que Estados Unidos comparte con México.

“En los 90 días (que lleva la presidencia de Trump) bajó en 75% el flujo de inmigrantes indocumentados en nuestra frontera sur”, subrayó el secretario de Seguridad Interior.

De igual manera, manifestó que el gobierno de Trump concentrará sus esfuerzos en detectar, arrestar y procesar judicialmente a quienes trafican con los inmigrantes indocumentados que entran por la frontera norte de México, pero sin dejar de parar al flujo migratorio.

“A los inmigrantes indocumentados los ubicaremos, detendremos y sacaremos de nuestras calles y país”, sentenció.

Sobre la amenaza terrorista, reconoció que lo más difícil para el gobierno estadunidense es detectar dentro de la Unión Americana a células que organizan y llevan a cabo los atentados.

“En los últimos años hemos observado un aumento sin precedentes en terrorismo nacional. Solamente en los últimos 12 meses se registraron 36 casos de terrorismo nacional en 18 estados. Estos casos de los cuales sabemos, de terrorismo nacional, son notoriamente difíciles de predecir y controlar”.

Tras señalar que Estados Unidos enfrenta una “red increíble” de terrorismo internacional, Kelly señaló que todo el gobierno se mantiene vigilante, e incluso aceptó que es muy improbable que grupos o personas fundamentalistas ingresen al país a través de México, coludidos con los cárteles de la droga.

“Los cárteles nunca permitirán a nadie que ingrese (a Estados Unidos) con una arma pandémica, biológica, bomba casera o nuclear, porque es malo para sus negocios, y en ese sentido están en lo correcto”, asentó el general Kelly.

Comentarios