Deportación de madre y dreamer, una “violación a las normas” de EU: Videgaray

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A la luz de las deportaciones de los migrantes mexicanos Maribel Trujillo Díaz y Juan Manuel Montes Bojórquez, una madre de familia y un joven beneficiario del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), respectivamente, la Cancillería mexicana elevó el tono hoy contra la política migratoria llevada a cabo por la administración de Donald Trump.

En un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores sostuvo que ambos casos “representan una violación a las normas expresas de deportación de aquel país, ya que ninguno de los connacionales representaba un riesgo para la seguridad de la sociedad norteamericana y ninguno de ellos cuenta con antecedentes de carácter criminal”.

“Por ello, se ha fortalecido el diálogo con las autoridades estadounidenses y se evalúa la posibilidad de recurrir a las instancias jurisdiccionales correspondientes, con el fin de hacer valer el Estado de Derecho”, añadió la Cancillería.

Tanto en sus discursos como en las órdenes ejecutivas que anunciaron el endurecimiento de la política antimigrantes en Estados Unidos, Trump reiteró que las autoridades expulsarán a los “malos” y los “criminales”, es decir, los migrantes indocumentados con antecedentes criminales.

Funcionarios de la administración aseveraron que los “Dreamers” –los beneficiarios del DACA, gran parte de los cuales son de origen mexicano–, no sufrirían deportación mientras se encuentren amparados por el programa.

En los casos de Trujillo y Bojórquez, ni la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) ni los consulados de México en Estados Unidos pudieron obstaculizar el proceso de deportación.

Maribel Trujillo Díaz, madre de cuatro menores de edad con ciudadanía estadunidense, llevaba 15 años de vida del otro lado de la frontera y no tenía ningún antecedente criminal.

La Cancillería no pudo hacer más que verificar que “su proceso de repatriación se efectuara de manera segura y ordenada” y recibirla ayer en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. Además, la dependencia se comprometió a brindar asistencia “de manera cercana a este caso” y a apoyar los familiares de Trujillo en Estados Unidos.

Por otra parte, el consulado de México en Calexico pidió a la Patrulla Fronteriza y las autoridades estadunidenses que verificaran si la deportación de Bojórquez “se apegó a la normatividad vigente y al Arreglo Local de Repatriación, firmado entre autoridades mexicanas y estadunidenses”.

Comentarios