PANAMA PAPERS GANA PULITZER

Cambios en el gobierno de Graco “son para chingarme”: Cuauhtémoc Blanco

CUERNAVACA, Mor. (apro).- El alcalde de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo, advirtió que el conflicto con el gobernador perredista Graco Ramírez va a “ponerse peor”, pues los cambios que ha realizado en su gobierno, con la incorporación a personajes que se consideran “enemigos” del futbolista, están ahí para “chingarlo”.

En breve entrevista, el exfutbolista se refirió a la llegada del exlíder del Partido Nueva Alianza en Morelos, el diputado Francisco Santillán Arredondo, quien se integró al gobierno de Graco Ramírez como nuevo secretario del Trabajo.

“Lo metieron ahí porque va a querer chingarme, por eso lo pusieron ahí, para joderme, como no ha podido de ninguna manera, ahora me van a seguir inventando cosas. Pero yo estoy firme, no me voy a rajar, no me voy a dejar de nadie. La gente sigue confiando en mi”, advirtió.

Al tomar la palabra frente a los colonos, Blanco Bravo señaló que “pese a todas las piedras que nos ponen en el camino para que Cuernavaca no avance, estamos aquí para cumplirles y demostrarles que a nosotros sí nos importa esta ciudad, olvidada por más de diez años”.

Lamentó que  se haya ido “el ingreso” que se esperaba con la Feria Cuernavaca 2017, que fue suspendida oficialmente a comienzos de esta semana.

“Lamentablemente pasó esta situación”, dijo en referencia al asesinato del empresario organizador Juan Manuel García Bejarano, ocurrido el pasado 6 de abril.

“Ni hablar, hay que seguir chambeando. No por la Feria vamos a estar parados. Me hubiera gustado que siguiera la feria, porque es una tradición para la familia de Cuernavaca. Cuando mis hijos estaban chicos yo los llevaba a ferias, porque es algo familiar. Ni modo”, sostuvo.

Blanco Bravo realizó una gira de entrega de obras de rehabilitación de tres parques en igual número de colonias de la capital morelense. En la colonia Satélite, ubicada al oriente de la capital, fue instalado un toro mecánico. El edil fue recibido con un collar de flores y un sombrero calentano. Animado por la gente, el exfutbolista montó el toro y aguantó algunos reparos, para luego caer el juego mecánico.

“Bueno, pero les aseguro que hay otros que sí voy a domar”, dijo mientras se levantaba en medio del aplauso y las carcajadas de la gente que captaban la imagen con sus teléfonos móviles.

Comentarios