Fuerzas federales, a cargo del 90% de la seguridad en Guerrero: Astudillo

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Héctor Astudillo admitió que si el gobierno federal hubiera abandonado a Guerrero, “yo no sería gobernador”, y sostuvo que nadie que en su lugar hubiera podido resistir los frecuentes embates en la entidad.

La declaración de Astudillo se da a 18 meses de que el presidente Enrique Peña Nieto echó mano de su gabinete de seguridad, que mandó a la toma de posesión del priista –el 27 de octubre de 2015–, y anunció un plan conjunto entre la Federación y el estado “para rescatar a los guerrerenses de la peor crisis de su historia”.

“El gobierno federal tiene una presencia de un 90% de la Secretaría Defensa Nacional, de la Marina, de la Policía Federal. Guerrero ha sido un estado en donde se le ha enfrentado a un problema que lamentablemente se vino arrastrando durante varios años”, puntualizó el mandatario estatal en entrevista con Radio Fórmula.

Sin embargo, precisó que hace falta que las fuerzas federales operen con mayor inteligencia en el estado.

Añadió: “Nadie que hubiera estado en mi lugar hubiera podido resistir los embates que se han enfrentado frecuentemente, especialmente de la delincuencia organizada, que no llegó conmigo y que tiene que enfrentarse con una gran determinación, que es lo que hemos tratado de hacer”.

Aunque hay personas, dijo, que se alegrarían de someter al estado a una crisis de ingobernabilidad.

Sobre el asesinato del secretario general del PRD en Guerrero, Demetrio Saldívar Gómez, Astudillo aseguró que se investigará para tener claridad sobre los hechos.

“Para mí también es muy urgente que se esclarezca qué sucedió, soy el más interesado en que estas cosas no sucedan y soy el más interesado que se investigue y que se sepa qué sucedió; al secretario general del PRD lo conocí y lo respeté”, sostuvo.

Cuando se le preguntó si ve ese asesinato como un indicio para desestabilizar su administración, comentó que prefiere no tocar ese tema, “aunque lo he pensado, pero no es un tema que yo lo pongo como lo principal. Es un asunto que tengo que esperar para tener los elementos, sin descartar que hay un sentimiento de incomodidad de que el PRI haya recuperado el gobierno y por eso las reacciones”.

Finalmente, destacó que los secuestros han disminuido en Guerrero, debido a que ese fenómeno se ha ido “recargando en la extorsión”, es decir, ya no se secuestra, pero sí se extorsiona.

Además, subrayó, se está muy cerca de cumplir con el compromiso de unidad antisecuestro equipada con personal capacitado y asesores jurídicos. Pero el principal problema de Guerrero, puntualizó, es la inseguridad y el homicidio doloso.

Comentarios