Académicas y trabajadoras de la UNAM denuncian a Marcelino Perelló ante la PGR y Fevimtra

CIUDAD DE MÉXICO (apro-cimac).- Académicas y trabajadoras administrativas de la UNAM denunciaron penalmente al exlocutor de Radio UNAM, Marcelino Perelló Valls, ante la Fiscalía Especial para Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas (Fevimtra) por “hechos que pueden ser constitutivos de delito”.

La denuncia, cuya copia tiene esta agencia, fue presentada ayer por 32 mujeres trabajadoras de la Universidad y está dirigida al procurador general de la República, Raúl Cervantes Andrade, y a la fiscal Adriana Lizárraga González.

En ella exigen sancionar a Perelló Valls, quien fue destituido del programa “Sentido Contrario” el pasado 7 de abril por realizar expresiones ofensivas y misóginas contra víctimas de violencia sexual en la emisión del 28 de marzo.

Con acuse de recibido de la Fevimtra el 24 de abril, la denuncia señala que deben sancionarse las expresiones en defensa de la violencia sexual hechas por el académico de la Facultad de Ciencias de la UNAM, porque “provocan más violencia contra las mujeres, especialmente la violencia sexual, y agravan un problema social y vulnera los derechos humanos de las mujeres”.

Entre las denunciantes se encuentran la investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas, Alicia Elena Pérez Duarte y Noroña, exfiscal especial para atender delitos de violencia contra las mujeres; la investigadora del Centro de Estudios sobre la Universidad, María Gabriela Delgado Ballesteros y primera directora de Inmujeres DF.

También firmaron la secretaria Técnica del Centro de Estudios Europeos, Leticia Arroyo Peláez; la coordinadora de la Licenciatura de Pedagogía, Margarita Beatriz Mata Acosta, y la técnica académica de la Licenciatura en Historia, Dolores Latapí Ortega.

Perelló Valls ha minimizado el impacto en las víctimas de violación a través de expresiones como “incluso en la violación no hay para qué desgarrarse las vestiduras”, dicha durante la transmisión de “Sentido Contrario” del 28 de marzo para referirse a la denuncia de la menor veracruzana, Daphne Fernández, por este delito. Con esto, según se lee en la exposición de hechos de la denuncia, el académico hace apología a los delitos de violación y acoso sexual.

También reiteró esta postura en el programa “Ciro Gómez Leyva por la mañana”, el pasado 17 de abril: “¿Por qué la violación es tan grave? porque produce placer en la víctima”. Y lo mismo ha hecho a través de sus cuentas en Facebook y Twitter.

Las pruebas

Las denunciantes presentaron como pruebas los archivos de audio del programa “Sentido Contrario” del 28 de marzo y la entrevista que Perelló Valls dio a Gómez Leyva el 17 de abril. Además, solicitaron que la PGR requiera a la UNAM y a Radio Fórmula los archivos originales sin ediciones; también entregaron un análisis de los publicado por el exlocutor en sus redes sociales.

Incluso, llevaron como prueba el comunicado de prensa DGC/107/17 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), con fecha del 7 de abril, en el que la instancia denuncia que la libertad de expresión no puede amparar señalamientos misóginos porque “ofenden, descalifican, incitan, promueven o justifican la violencia de género contra las mujeres”.

La Comisión consideró que las expresiones de Perelló Valls contribuyen “a la normalización del acoso callejero y la violencia sexual”.

Las mujeres también se comprometieron a otorgar, en caso de ser necesario, el testimonio del psicoanalista Juan Tuber-OKlander sobre los posibles efectos en la población mexicana de los comentarios emitidos.

Las firmantes solicitaron al procurador Cervantes Andrade que ordene iniciar la investigación correspondiente de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 20 de la Constitución, donde se establece la responsabilidad de los Ministerios Públicos para recibir todos los datos o elementos otorgados por las víctimas, tanto en la investigación como en el proceso y que se realicen las diligencias correspondientes.

La académica Pérez Duarte y Noroña expuso en la denuncia que las trabajadoras de la UNAM firmantes cumplen con el artículo 222 del Código Nacional de Procedimientos Penales que establece la obligación de las personas de denunciar ante el Ministerio Público un hecho “probablemente constitutivo de un delito”.

Comentarios