Madres de desaparecidos claman por justicia, en la capital del país

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Al corear consignas como “no hay nada que celebrar” e “hijo, escucha, tu madre está en la lucha”, cientos de familiares de desaparecidos recorrieron las calles de la capital en el marco de la Sexta Marcha de la Dignidad Nacional: “Madres buscando a sus hijas e hijos, buscando verdad y justicia para hacer evidente su lucha en la búsqueda de sus ausentes”.

Procedentes de Coahuila, Querétaro, Michoacán, Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Sinaloa, Estado de México y Guanajuato, los contingentes partieron del Monumento a la Madre y se enfilaron hacia el Ángel de la Independencia.

Antes de llegar a su destino, los manifestantes hicieron un alto en el plantón que mantienen frente a la Procuraduría General de la Republica (PGR) los padres y madres de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero, quienes se sumaron al contingente.

Antes de iniciar la protesta, el obispo de Saltillo, Coahuila, Raúl Vera, reconoció los esfuerzos de las madres de los desaparecidos que buscan todos los días a sus hijos.

“Acompañamos a quienes están marcando un futuro diferente a nuestra patria, con su dolor y con su fatiga, llenas de una gran dignidad, todos los días enfrentan esta estrategia criminal que se usa de terror y de miedo, por eso están deteniendo las búsquedas, ellos quieren tenerlas contra la pared para seguir saqueando al país, para seguir robando al país, para seguir haciendo de las suyas con nuestra patria”, alertó el prelado que acompañó la movilización.

En el Ángel, el obispo de Saltillo hizo un llamado a la ciudadanía en general para que “la lucha por la presentación de los desaparecidos sea nuestra lucha, ya que las exigencias de las madres son de gran vigencia”.

Araceli Salcedo, de Familiares de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, dio lectura al pronunciamiento de la Sexta Marcha, donde resaltó que los familiares de los desaparecidos “han superado en la búsqueda al Estado, que sigue sin tomar completamente su responsabilidad en la búsqueda y localización de nuestros seres queridos”.

También destacó que, ante la ineficiencia del Estado, las familias han tenido que convertirse “en investigadores, peritos, rastreadores de fosas, expertos forenses e incluso en abogados para subsanar las deficiencias del Estado y su insuficiente voluntad de atender esta grave problemática”.

Al recordar que durante más de dos años las familias trabajaron al lado de los legisladores para diseñar una ley que dimensionara la tragedia, Salcedo recordó a la clase política que “tiene una deuda permanente con todas la personas desaparecidas y con sus familias, la cual únicamente puede ser saldada con la búsqueda en vida, real y efectiva, con la localización e identificación de los restos que se encuentran en fosas comunes y clandestinas, con la digna atención integral a las necesidades de las familias y, sobre todo, con garantizar la verdad y la justicia”.

Yolanda Morán, de Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos en México, reclamó al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, el incumplimiento de su palabra, ya que la Ley General sobre Desaparición Forzada, Desaparición por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda, “la única robustecida será la impunidad y la corrupción”.

Al destacar el advenimiento del año electoral, Morán llamo a las madres a no dar tregua, a mantenerse unidas “y entender que el cambio tendrá que ser de raíz, desde el combate a la impunidad hasta sus frutos en forma de gobernadores”.

La dirigente de Fundem hizo también un llamado a las instancias internacionales para que “inicien investigaciones formales ante la crisis humanitaria que vive el país, dado que las instancias del Estado mexicano están rebasadas ante la única verdad histórica que nadie en el gobierno quiere reconocer: el Estado mexicano también está desaparecido y tal parece que tenemos que encontrarlo primero para poder encontrar a nuestros hijos”.

En la emotiva manifestación, madres de varios estados del país se refirieron al dolor causado por las instancias de procuración de justicia que no atienden las necesidades de búsqueda de sus seres queridos.

Entre las mujeres que dieron su testimonio estuvo una de las madres de los estudiantes de Ayotzinapa, Hilda Leguideño, quien dio a conocer las cuatro líneas de investigación que pretenden que se atiendan, al tiempo que se solidarizó con las familias de los demás desaparecidos.

Comentarios