Llevarán a la ONU y CIDH queja por hostigamiento contra académico de la UAEM

TOLUCA, Edomex. (apro).- El Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL) prepara un informe a los relatores especiales de libertad de expresión de la ONU y de la CIDH sobre el juicio instaurado por la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM) en contra del investigador Fermín Carreño.

De igual manera, la ONG adelantó la posibilidad de recurrir ante el Poder Judicial cualquier sanción que se imponga, “por ser violatoria no sólo de la libertad de expresión sino además del artículo primero constitucional y de los pactos internacionales de derechos civiles y políticos, que establecen que todas las autoridades están obligadas a respetar los derechos humanos”.

El sólo hecho de que se haya citado a un académico a consejo y se le implemente un proceso jurídico por ejercer su libertad de expresión, alertó José Antonio Lara, representante del CDHZL, representa una violación a las garantías individuales.

Tras asistir al investigador en el desahogo de su garantía de audiencia –celebrada a puerta cerrada–, el activista lamentó que en una Universidad se persiga la libertad de pensamiento y expresión, un hecho inédito que de ninguna manera se ha presentado en ninguna otra de las 14 entidades en las que la organización se desempeña.

“En el CDHZL nos declaramos preocupados por lo que ocurre en la UAEM, respetuosos de la vida universitaria nos mantendremos atentos de las resoluciones del Consejo Universitario y el rector, y en su momento entablaremos recursos jurisdiccionales y no jurisdiccionales que amerita el caso”, dijo.

Si el Consejo Universitario sanciona a Carreño Meléndez por manifestar que una candidatura única a la rectoría no genera condiciones de participación en igualdad de circunstancias, adelantó, el Poder Judicial de la Federación deberá emitir una sentencia paradigmática para proteger la libertad de expresión en la UAEM y en todas las universidades del país.

Por su parte, dijo, la Universidad mexiquense sentará un mal precedente, pues si hay instituciones mandatadas por la sociedad a preservar el pensamiento y proteger la libertad de expresión, esas son las máximas casas de estudio.

“Es vergonzoso lo que pasa en la UAEM, pero se está a tiempo para no cometer la atrocidad de sancionar a un académico por expresar sus opiniones. No permitiremos una violación a los derechos humanos como la que se prefigura”, expuso.

Comentarios