“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Juez formula imputación al agresor de sacerdote en Catedral; “empeora” la salud del cura: Arquidiócesis

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El juez de Control en el Reclusorio Preventivo Oriente calificó de legal la detención de Juan René Silva Martínez, implicado en el ataque al sacerdote José Miguel Machorro Alcalá, el pasado lunes 15, en la Catedral Metropolitana.

En un comunicado, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) capitalina informó que durante la audiencia inicial, el juzgador le formuló imputación y le impuso como medida cautelar el sometimiento, cuidado y vigilancia en internamiento, en el Centro Varonil de Readaptación Psicosocial (Cevarepsi).

El acusado se reservó su derecho a declarar, y su defensa solicitó la duplicidad del término constitucional, por lo que la continuación de la audiencia se reanudará el próximo lunes 22.

Por separado, la Arquidiócesis Primada de México informó que la condición neurológica del padre José Miguel Machorro Alcalá ha “empeorado”.

El sacerdote de 55 años de edad, quien fue apuñalado mientras oficiaba una misa en el atrio metropolitano, presenta una “bradicardia importante”, es decir, un descenso en la frecuencia cardiaca, por lo que se le practicará una resonancia magnética para determinar el procedimiento a seguir.

La Arquidiócesis refirió que de acuerdo con el parte médico, el estado de salud del sacerdote presentaba una mejoría, a grado tal que se esperaba que este jueves fuera dado de alta del hospital donde se encuentra.

Sin embargo, al recobrar el estado consciente se hizo aparente una parálisis de todo el lado derecho del cuerpo, como consecuencia de un daño en el hemisferio cerebral izquierdo (infarto cerebral), debido a la falta de irrigación por la hemorragia severa que sufrió.

También ha presentado como cuadro asociado un sangrado del tubo digestivo con una lesión que ya se identificó de origen congénito, y de seguir sangrando sería necesaria una embolización de dicha lesión, detalló en un comunicado.

Los doctores precisaron que la taquicardia es un signo de alarma porque “es el cerebro el que controla el ritmo cardiaco; “si el daño fue amplio, cuesta la vida”, añadió.

Comentarios