Atletas eliminados por la burocracia

Cuatro jóvenes atletas capitalinos tuvieron que pausar sus carreras en el taekwondo al ser excluidos de la Olimpiada Nacional de junio próximo. No obstante que triunfaron en sus respectivas categorías del selectivo de la Ciudad de México, los funcionarios del Indeporte encargados de registrarlos omitieron varios datos y sus cédulas fueron invalidadas.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Un error del Instituto del Deporte de la Ciudad de México (Indeporte), que encabeza Horacio de la Vega, en el registro de los participantes dejó fuera de la Olimpiada Nacional (ON) 2017 a por lo menos cuatro atletas de la disciplina de taekwondo.

A pesar de que los jóvenes tenían derecho a participar en la máxima justa deportiva nacional en la ON por sus resultados en los selectivos correspondientes a la etapa municipal y la regional, el área de Alto Rendimiento del Indeporte omitió el nombre de la prueba, la rama e incluso la categoría al anotarlos en el Sistema de Eventos Deportivos de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade), que organiza la Olimpiada.

Por ese motivo los datos de los competidores no figuran debidamente en las cédulas de registro correspondientes y, como marca el reglamento del torneo, la Conade rechazó la inscripción de Manuel Alekc Hernández, Mauricio Álvarez Moreno, Marlen Saraí Rivera Rodríguez e Itzel Carolina Velázquez.

La etapa municipal del torneo selectivo de la Ciudad de México se realizó el 5 de marzo. Al término de la competencia el Indeporte, por medio de la Asociación Capitalina de Taekwondo, solicitó a los padres de familia que entregaran la documentación de sus hijos. Los datos fueron requeridos en memoria USB –para entregarse el día del torneo–, así como por las aplicaciones WhatsApp, Facebook y Messenger.

Las reglas establecen que avanzan a la ON los ganadores de los dos primeros sitios de cada categoría en la etapa regional. Ésta, llamada también Olimpiada Regional, se llevó a cabo el pasado 2 de abril. Manuel Alekc e Itzel Velázquez obtuvieron el primer lugar en sus pruebas, mientras que Mauricio Álvarez y Marlen Rivera quedaron en segundo. Sin embargo, esta última competidora fue excluida porque no se le otorgó oportunamente su baja del equipo del Estado de México.

Pero como el Indeporte no inscribió correctamente a los cuatro en la ON, en la cédula personal de cada deportista aparecieron su foto y los datos incompletos.

El 1 de abril, durante la Junta Técnica de la Olimpiada Regional, el titular de la Asociación Capitalina de Taekwondo, Jorge León Laurel, firmó el documento con las anomalías mencionadas presuntamente sin leerlo.

De todas formas el comité organizador llenó el Registro de Gráficas de Competencia en la Sala de Armas de la Magdalena Mixhuca, y las cédulas de los cuatro competidores fueron firmadas sin que se detectara el error de la Subdirección de Deporte Competitivo del Indeporte, responsable de inscribir a los participantes de la Ciudad de México en la etapa regional.

Esta fase tuvo lugar el 1 y 2 de abril en las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional. Apenas concluyó el torneo, la Asociación Capitalina de Taekwondo fue informada de que los participantes con registros incorrectos fueron excluidos de la competencia y, con ello, de la Olimpiada Nacional.

Los funcionarios del Indeporte reconocieron su equivocación 30 días después, lo que ocasionó un serio problema a la Conade, que por el momento se mantiene al margen.

Mentiras del Indeporte

Manuel Alekc Hernández, de 11 años, practica su disciplina desde los cinco. Pese a su corta edad, tiene experiencia en competencias nacionales e internacionales y sueña con representar a la Ciudad de México en la ON, a fin de emular los logros en el taekwondo de su hermano mayor, que a los 21 años ha participado en ocho ON.

La Olimpiada Regional reunió a representantes de Guerrero, Morelos, Tlaxcala, la Ciudad de México y el IPN. Manuel ganó en su categoría y un lugar en la ON, que en el caso del taekwondo se disputará el 3 de junio en Nuevo León.

No obstante, el pasado miércoles 3 el Indeporte convocó a Manuel y a sus padres, Manuel Alekc y Angélica Hernández Villegas. Ahí el subdirector de Deporte Competitivo, Pavel Estrada, les informó que el pequeño había quedado fuera de la ON por un error de registro.

Según Alekc padre, Estrada explicó que la exclusión de su hijo se debió a que las fotografías y el nombre de la prueba en las que participó el menor no se veían con claridad.

Angélica Hernández nunca creyó eso. Dice que su marido tiene organizados todos los documentos de sus tres hijos. “Si de algo tiene fama mi esposo ante sus compañeros es precisamente por ser una persona muy ordenada”, afirma.

Manuel Alekc padre le pidió al subdirector del Indeporte que le mostrara el error detectado en la documentación, pero Estrada se limitó a decir: “Ese fue el error, ese es el error. No busquemos culpables”.

La pareja acusa al área de Alto Rendimiento del Indeporte, a cargo del expentatleta Óscar Soto, de fraguar una historia de engaños: “Al principio, nos manejaron que los documentos estaban ilegibles para justificar la exclusión de mi hijo. Personalmente revisé la documentación, la cual se puede leer nítidamente”, asegura Manuel Alekc.

Enseguida los padres se dirigieron a la Asociación Capitalina de Taekwondo, cuyo titular, Jorge León Laurel, aseguró que el Indeporte miente, porque su organismo entregó los datos correctos del menor en tiempo y forma. “Todos los datos están legibles”, reiteró el directivo.

“En la asociación me mostraron todos los correos electrónicos a los que dirigieron la documentación, me exhibieron todos los datos de mi hijo, que se pueden leer nítidamente sin problema alguno”, dice Manuel Alekc padre.

“La culpa es del Indeporte por no llenar adecuadamente las fichas”, comentó León Laurel, quien el 23 de abril envió un oficio al director de la Conade, Alfredo Castillo, en el que le pide investigar el asunto y que permita que en la ON participen los cuatro deportistas agraviados, a fin de “ratificar el objetivo superior de la Conade en este evento nacional, que son los deportistas, quienes han hecho un gran esfuerzo en su preparación y además obtuvieron a pulso su resultado”.

El problema es que León Laurel reaccionó tres semanas después de haber sido notificado de la situación de los menores.

“Si la Asociación Capitalina de Taekwondo me dice que los documentos estaban borrosos, en ese momento me hubiera solicitado otros papeles porque, una vez que los mandó, el Indeporte asume toda la responsabilidad para capturar la base de datos del registro. Llenaron los datos de mi hijo: nombre, fecha de nacimiento, pero no le pusieron el nombre ni la categoría del deporte en el que participa”, señala Manuel Alekc.

“El daño está hecho”

Con la seguridad de que habían entregado correctamente los datos, el jueves 4 los padres de Manuel Alekc llevaron personalmente una carta dirigida al director del Indeporte, Horacio de la Vega Flores.

En las instalaciones del instituto, ubicadas en la Alberca Olímpica Francisco Márquez, la secretaria de De la Vega Flores los canalizó con el director de Alto Rendimiento, Óscar Soto, quien reconoció la responsabilidad del organismo capitalino: “Sabemos que con una disculpa no vamos a arreglar las cosas, pero ya no se puede hacer absolutamente nada”.

En la carta, la pareja le expone al director del Indeporte “el lamentable error que trunca la carrera deportiva de nuestro hijo menor, quien lleva cinco años entrenando y preparándose para este magno evento, por lo cual le solicitamos:

“1.- Agotar las instancias correspondientes con el fin de reparar este terrible error de Deporte Competitivo para que nuestro hijo pueda asistir a la Olimpiada Nacional 2017, como es su legítimo derecho.

“2.- Reparar el daño moral y sicológico que este error causó a nuestro hijo menor, toda vez que él fue citado a la junta (por Pavel Estrada) y fue testigo de la conversación, dañando sus derechos humanos… Agradeciendo su atención y su pronta respuesta, ya que la fecha del evento se encuentra muy próxima.”

En el encuentro, Soto prometió plantearle la situación a De la Vega Flores con miras a enviar un oficio al director general de la Conade. Incluso les entregó a los padres de Manuel una copia del oficio que pensaba dirigir al subdirector de Cultura Física en la Conade, Manuel Portilla Diéguez.

En ese documento, firmado por Soto, se acepta que la Subdirección de Deporte Competitivo a su cargo realizó la inscripción a la Olimpiada Regional en la disciplina de taekwondo de los siguientes atletas: Manuel Alekc Hernández, Mauricio Álvarez Moreno e Itzel Carolina Velázquez. “Sin embargo –continúa el oficio– se omitió la prueba en el Sistema de Eventos Deportivos de la Conade, por lo tanto los atletas no aparecen en las cédulas correspondientes”.

Soto también le explica a Portilla Diéguez que el 1 de abril se efectuó la Junta Técnica, “en la que el comité organizador realizó el Registro en Gráficas de Competencia, inscribiendo así a los atletas al evento en la categoría de su competencia, dando por hecho que no existía ningún impedimento para su participación”.

Al término del torneo, relata Soto, se entregaron los resultados finales con el triunfo de “los deportistas mencionados. Minutos después le informaron a la Asociación Capitalina de Taekwondo que los participantes de la Ciudad de México quedaban excluidos”.

Pero el director de Alto Rendimiento del Indeporte aprovecha para repartir la culpa: “Debido a una injustificable negligencia conjunta (sic), y con la intención de no perjudicar el desarrollo deportivo de los a­tletas que cumplieron cabalmente con todo el proceso y fueron protestados por el IPN hasta que ganaron, le solicito de manera más atenta sea reconsiderada la exclusión de los deportistas respecto a su clasificación y permitir su concurso en la Olimpiada Nacional 2017, al tomar en cuenta el desempeño y los resultados obtenidos por cada uno de ellos”.

El caso ya está en la Conade, pero el responsable de Eventos Nacionales, Milton Zapata, les dijo a los padres de Manuel que la petición llegó tarde, pues el torneo de taekwondo comienza el 3 de junio. “Si nos hubieran notificado en el debido tiempo, hubiéramos tenido la oportunidad de arreglar la situación de forma más sencilla”, les respondió Zapata cuando le presentaron una apelación el viernes 5.

Angélica Hernández, madre del competidor afectado, admite: “Estamos en el proceso de darle solución al asunto. La verdad, no tenemos muchas esperanzas, pues todos nos dicen que no hay modo de solucionarlo”.

Aun así, ella consiguió que la Conade ingresara la información del menor que faltaba en el Sistema de Eventos Deportivos del organismo. “Ahora nuestro hijo ya aparece con los datos correctos en el sistema, pero eso no significa nada. Sólo nos abrieron una pequeña ventanita, una posibilidad. Nosotros hemos hecho todo. Hasta ahora, el Indeporte continúa sin hacer nada”, recalca la señora Hernández.

El pasado martes 9 los padres de Manuel presentaron un recurso de apelación ante la Comisión de Apelación y Arbitraje del Deporte (CAAD) por la incorrecta inscripción del menor en el registro de participantes de la Olimpiada Regional. Acusan al Indeporte de perjudicar la carrera deportiva del niño.

“Lo que más nos preocupa es el daño moral y sicológico causado a nuestro hijo, y esto no hay manera que nos lo compensen. Aun cuando tengamos un arreglo favorable, el agravio ya está hecho”, lamentan. Pese a todo, exigen que se le reconozca a Manuel su lugar en la ON. De no ser así, anticipan, “pediremos sanciones para los responsables de los errores: los funcionarios del Indeporte”.

Este reportaje se publicó en la edición 2115 de la revista Proceso del 14 de mayo de 2017.

Acerca del autor

Reportero con 30 años de experiencia en temas deportivos, egresado de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha cubierto Copas del Mundo de Futbol, Gran Premio de Fórmula Uno, peleas de boxeo de título mundial, mundiales de ciclismo, Juegos Panamericanos y Juegos Centroamericanos.

Comentarios