Coloreando “mandalas” mexicanos

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Dulces típicos, juguetes, paisajes de la sierra, artesanías, tradiciones mexicanas, fueron plasmados en el volumen Vida mía (Grijalbo, 2017), un libro dirigido a jóvenes y adultos para colorear, sí, colorear, a la manera de los mandalas.

Idea y desarrollo son de tres jóvenes neoleoneses: Guillermo (arquitecto), Fernanda (mercadóloga) e Isabel Vidal (artista plástica), quienes formaron su empresa Sereno Moreno (serenomoreno.mx), cuyo primer resultado fue este libro, surgido de charlas y una afición común: dibujar y colorear, actividad que se ha hecho popular entre adultos en los últimos años, en especial a raíz de la irrupción de los cuadernos de “mandala”–palabra proviene del sánscrito que significa “círculo”.

Este arte de origen hindú muestra figuras primordialmente redondas con patrones de líneas muy saturadas. Sus temáticas generalmente son de flora, fauna y de conexión entre el hombre y la divinidad, y en su ejercicio generan momentos de relajación y paz, incluso la actividad de colorear mandalas es usada como terapia.

Sin embargo Vida mía propone un toque cien por ciento mexicano.

El volumen, de 25 por 25 centímetros, tiene 98 páginas y 62 ilustraciones, algunas a doble página que, como hilo constructor, narran la historia de una mujer mexicana en las diferentes etapas de su vida.

Y a raíz de ello construir una historia que explora una parte de las tradiciones mexicanas; de esta manera, se pueden ver dibujos de juguetes y dulces típicos, piñatas, fiestas y alebrijes, los bailes juveniles, las fiestas y trajes nacionales cuyas imágenes se extienden a la orfebrería, la artesanía, los huipiles, la comida, paisajes de la sierra para llegar a rituales como el Día de Muertos con sus altares, flores de cempasúchil y calaveras.

Guillermo Vidal, vía telefónica desde Monterrery, explica que hubo un proceso de investigación para plasmar cada línea del papel, y a su vez una explicación de cada dibujo:

“Tratamos de verter una apreciación artística de las tradiciones mexicanas que resultó del trabajo de investigación, fuimos muy serios con todos los patrones. Por ejemplo, respecto a los dulces, hicimos una documentación, y a través de un número el público puede encontrar hacia el final un ‘índice pictórico’ donde se ven los nombres y buscarlos en caso de querer probarlos. Lo mismo sucede con las artesanías, orfebrería, los huipiles, y gran parte de las cosas plasmadas.”

Hay desde dibujos saturados, con mucho detalle , hasta aquellos que tienen ‘aire’ (en términos de dibujo, sin tantas líneas) buscando ofrecer una variedad.

Vida mía fue presentado el 22 de abril en el Museo del Centenario, en San Pedro Garza García de la capital regia, y se encuentra en las principales librerías: Gandhi, El Sótano, Educal, Fondo de Cultura Económica, y tiendas comerciales.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios