Juan Rulfo dedicó un libro a Eduardo Galeano, pero nunca se lo envió

CUERNAVACA, Mor. (apro).- El escritor y periodista Mario Casasús afirmó que Juan Francisco Rulfo, hijo del escritor Juan Rulfo, reveló que en la biblioteca personal del autor de Pedro Páramo, hay un ejemplar de esa obra con una dedicatoria de puño y letra al autor uruguayo Eduardo Galeano.

En entrevista con apro, Casasús aseguró que “Rulfo hizo lo mismo que Neruda, escribía cartas y dedicatorias pero no las enviaba al destinatario. La semana pasada encontraron una joya entre los 10,000 libros de la biblioteca personal de Rulfo –tenía una colección de 700 libros de fotografía y las 50 traducciones de Pedro Páramo que le llegaban de todo el mundo-, en el transcurso del inventario de la biblioteca personal apareció un ejemplar invaluable”, sostuvo.

Relató que Juan Francisco Rulfo le dijo: “encontramos en la biblioteca un libro de mi papá dedicado a Eduardo Galeano, nunca lo envió a Montevideo”. Casasús recordó que cuando se le preguntaba al uruguayo quiénes eran sus maestros, “siempre respondía: ‘tengo tres maestros: Juan Rulfo, Juan Rulfo y Juan Rulfo’. Ahora sabemos que la admiración era correspondida, lamentablemente Eduardo Galeano murió sin escuchar la historia de la dedicatoria de Rulfo”.

Visitas de Neruda a Cuernavaca

Casasús habló sobre su reciente libro “Pablo Neruda en Morelos 1941-1966”, en el que narra las visitas que el poeta hizo a Cuernavaca, entre ellas una a Tetecala, municipio del poniente de Morelos, donde en julio de 1943 se habría casado con Delia del Carril. El libro incluye una imagen del acta de matrimonio.

También retoma un pasaje poco conocido de la vida de Neruda. Resulta que durante la primera visita “oficial” del poeta chileno a Morelos, se tiene registrada “por un episodio muy desagradable, que tiene que ver con la agresión de un grupo de nazis alemanes, no eran simpatizantes del Partido Nazi, hablo de alemanes militantes del Partido Nacional Socialista”, esto ocurrió en 1941, tres semanas después del ataque a Pearl Harbor.

Casasús confirma que en Morelos vivió un grupo de militantes del partido nazi, donde no sólo habitaban, sino que tenían “negocios aquí: tenían un hotel, un restaurante y envasaban miel, era una comunidad muy influyente en términos económicos”. Según narra, el hecho ocurrió en el Hotel Parque Amatlán, hoy desparecido.

En el libro se publican los nombres de los 10 agresores alemanes. Pablo Neruda, cónsul de Chile en México, viajó a Cuernavaca y llegó a ese hotel, fue al restaurante y se sentó a comer y a beber con sus amigos. Sin embargo, los nazis que lo agredieron “lo identifican los comensales de la mesa siguiente, y de la nada, sin mediar palabras, lo agreden”.

El poeta “era inconfundible, como Diego Rivera o David Alfaro Siqueiros. Le partieron la cabeza a Neruda, sus amigos lo llevaron al hospital para que le cerraran la herida con puntadas, fue un escándalo internacional, la noticia salió en toda la prensa. Lo curioso de nuestra desmemoria morelense fue que José Herrera Petere escribió una novela de 350 páginas sobre los nazis en Cuernavaca y nadie ha leído el thriller de los espías nazis, ‘Profunda retaguardia’ es un libro completamente inédito en México”.

Casasús asegura que la novela sobre los nazis en Cuernavaca ya fue publicada, pero se perdió: “Petere murió en el exilio durante la dictadura de Franco, nunca regresó a España. El manuscrito quedó inédito, lo rechazaron muchas editoriales, hasta que en 2009 el académico Mario Martín Gijón publicó la novela cuando la viuda le facilitó el manuscrito de Petere, pero el libro póstumo se publicó en un proyecto de Obras Completas, entonces se perdió y casi nadie compró la novela en México”.

Sin embargo, narra que tuvo comunicación con la familia del escritor español, y que en breve habrá una nueva edición de la novela: Se publicó “en una coedición local de Guadalajara (España) y la Junta de Castilla La Mancha. Le escribí al hijo de José Herrera Petere para explicarle mis proyectos y de forma desinteresada me envió el Archivo Word con la novela de 350 páginas de su padre, en menos de un mes estará en circulación por primera vez en México”.

Casasús afirma que prologó la nueva edición y cierra: Hace tiempo “debimos haber leído la novela ‘Profunda retaguardia’ para evitar que el PAN destruyera El Casino de la Selva, para evitar que Estrada Cajigal destrozara al Estado de Morelos y Graco hiciera lo propio”.

Comentarios