Eduardo Lizalde recibe el Premio Internacional Carlos Fuentes

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Con un discurso en el que fue desglosando cómo el narrador Carlos Fuentes escribió su novela La región más transparente y más tarde la “monumental” Terra Nostra, el poeta Eduardo Lizalde Chávez (Ciudad de México, 1929) se convirtió esta tarde en el primer mexicano en recibir el “Premio Internacional Carlos Fuentes a la Creación Literaria en el Idioma Español 2016”.

El reconocimiento, instituido en 2012 para rendir homenaje a Carlos Fuentes (1928-2012), le fue entregado por primera vez al escritor peruano Mario Vargas Llosa, en noviembre de 2012, y en 2014 el jurado decidió otorgarlo al nicaragüense Sergio Ramírez, a quien se le concedió en una ceremonia en el Museo Nacional de Antropología, el 23 de febrero de 2015.

La ceremonia de entrega del premio que reconoce también la “fuerza de la lengua española en el arte de su expresión literaria, que derriba fronteras sociales y culturales”, y consiste en una estatuilla diseñada por Vicente Rojo Almazán, fue encabezada esta vez por Enrique Peña Nieto en el Salón Adolfo López Mateos de la Residencia Oficial de Los Pinos, donde se dieron cita funcionarios del ámbito cultural, artistas e intelectuales invitados.

Ahí se destacó que Lizalde fue seleccionado por un jurado integrado por Sergio Ramírez, galardonado con este premio en 2014; Jaime Labastida, director de la Academia Mexicana de la Lengua (AML) y presidente del jurado; Juan Luis Cebrián, miembro de la Real Academia Española; Roger Bartra, escritor y representante de la Secretaría de Cultura; Vicente Quirarte, miembro de la AML y representante de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Silvia Lemus viuda de Fuentes, presidenta de la Fundación que otorga el premio. Su acta establece:

“Es el poeta vivo más importante de México y uno de los más notables de la lengua española. El tigre en la casa (obra publicada en 1970) es uno de los libros más influyentes y vivos en sucesivas generaciones.”

Lizalde dedicó su discurso a celebrar la obra de Carlos Fuentes. Su primer libro de cuentos Los días enmascarados, que publicó a los 24 años de edad y se diferenciaba ya de sus predecesores, Juan José Arreola y Juan Rulfo, según palabras de Octavio Paz, podrían considerarse “rigurosamente perfectos”.

Desde entonces planeaba ya su primera novela La región más transparente. Estaba por inaugurarse la Ciudad Universitaria en el sur de la Ciudad de México y el título de Fuentes “no tenía intención poética alguna, sino era evidentemente irónico”, resultaba apropiado. La novela publicada en 1958 fue esperada con expectación por muchos lectores. Le siguieron Las buenas conciencias, La muerte de Artemio Cruz, Zona sagrada, y Cambio de piel y Cantar de ciegos.

Y Fuentes, dijo, era consciente de que su novela se adelantaba a una era de obras magnificas. Lizalde no la llamó el famoso Boom latinoamericano, pero sí mencionó que le siguieron después publicaciones como Rayuela, de Julio Cortázar; Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez; La ciudad y los perros, de Mario Vargas Llosa; Paradiso, de José Lezama Lima, entre otras.

Peña Nieto se refirió a su vez a la trayectoria de Eduardo Lizalde y a su obra que “nos ayuda a comprender nuestro pasado, a entender nuestro presente y a construir la identidad con la que seremos reconocidos en el futuro”.

Tras afirmar que está garantizada la libertad de expresión, dijo que los creadores, artistas, escritores e intelectuales generan obras de indiscutible valía. Y destacó:

“Lizalde y Fuentes representan lo mejor de la conciencia crítica y de la literatura mexicana, estamos obligados a trabajar para que su obra sea conocida y admirada por las nuevas generaciones de lectores.”

Comentarios