Fiscalía de Tabasco pone a disposición de la PGR a 11 sicarios del CJNG

VILLAHERMOSA, Tab. (apro).- Los 11 presuntos miembros del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) detenidos el lunes 29 fueron puestos a disposición de la Procuraduría General de la República (PGR), delegación Tabasco, por existir delitos del fuero federal y por su flagrancia al momento del arresto, como portación de armas de fuego y delitos contra la salud.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que también se entregó a la PGR el contenido de las diligencias practicadas dentro de la carpeta de investigación que inició esa institución, por lo que un juez deberá calificar la detención de la presunta célula del CJNG.

Asimismo, la Vicefiscalía de Alto Impacto continúa con las investigaciones por los homicidios de cinco hombres, tres de ellos decapitados, ocurridos el lunes 22 en el lote de autos “Aladino” de Villahermosa y demás ilícitos que deriven.

“Aunado a lo anterior, esta Fiscalía mantendrá su atención en el esclarecimiento de los hechos en el ámbito de su competencia, hasta llevar ante la justicia a los responsables”, señala la FGE en un comunicado.

Las autoridades presumen que estos homicidios habrían sido cometidos por los 11 arrestados del CJNG.

A su vez, familiares de los cinco ejecutados en “Autos Aladino” protestaron frente a la FGE porque, aseguran, los presuntos sicarios del CJNG fueron puestos a disposición de la PGR sólo por portación de armas y drogas, no por los asesinatos.

Encabezados por el dueño del negocio, Antonio Álvarez, los quejosos exigieron a la FGE que ejercite acción penal en contra de los 11 detenidos, a quienes responsabilizan de ser los autores de la muerte de sus familiares.

También manifestaron que los reconocen porque son los mismos que aparecen en un video en poder de la FGE, además de que se encontraron las motos, armas de fuego y armas blancas para las decapitaciones en las dos casas de seguridad de la ranchería Tierra Amarilla, Nacajuca, donde fueron arrestados.

Sin embargo, dijeron tener miedo de que el grupo salga libre y tome venganza en su contra.

“Arruinaron mi negocio y mi vida. Me mataron a un sobrino y a un hijo. Mataron inocentes, sólo eran trabajadores. Yo no estaba en Villahermosa el día del crimen. He solicitado protección a la Fiscalía y no me la han proporcionado”, denunció el propietario de “Autos Aladino”.

Comentarios