PGJ-CDMX miente sobre paradero de estudiante de la UACM, dice familia de la joven

CIUDAD DE MÉXICO (apro-cimac).- La semana pasada, la Procuraduría General de Justicia de esta capital (PGJ-CDMX) informó que dio con el paradero de Belén Montserrat Cortés Santiago, la joven estudiante de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) de la que no se sabía nada desde el pasado 29 de abril; dijo que se encontraba en buen estado de salud y que en ningún momento fue víctima de algún delito.

Es decir, el procurador Rodolfo Ríos Garza explicó en conferencia de prensa, que la joven decidió salirse de la casa materna por “voluntad propia”. Hasta ahí. El funcionario no quiso decir más.

Pero a siete días de dicho anuncio, la familia de la joven tiene sobradas sospechas de que la Procuraduría miente porque las autoridades capitalinas sólo le mostraron una fotografía de mala calidad y ninguna credencial oficial que avale que Belén realmente declaró.

Así lo informaron este jueves los padres y hermanos de la joven en una rueda de prensa efectuada en el plantel Centro de la UACM, en donde estuvieron ausentes las autoridades universitarias, encabezadas por la académica de Comunicación y Cultura, Aleyda Gaspar González.

Leticia Santiago, madre de Belén, precisó que los funcionarios del Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA) “nos dijeron que el caso está cerrado. La pregunta que nos hacemos todos, es: ¿dónde está Belén? La queremos de vuelta en casa y en su universidad”.

Benito Cortés, el padre, comentó que la madrugada del 25 de mayo, autoridades del CAPEA se pusieron en contacto con ellos para informarles que Belén ya había declarado, pero ellos nunca la vieron.

“No le pidieron una identificación oficial que constatara que era ella, no tenían que dejarla ir hasta que acudiéramos a identificarla, sólo nos mostraron una foto de ella en blanco y negro”, recriminó.

Además, refirió que “como prueba de que está bien solo nos mostraron una foto de ella en blanco y negro y de mala calidad”.

Belén, quien aparte de estudiar vendía pastes en las calles de la colonia San Miguel Teotongo, delegación Iztapalapa, donde vivía con sus padres, salió de su casa el 29 de abril, pero no regresó.

Luego de varios días, las autoridades universitarias tomaron el caso y difundieron su foto en las redes sociales y realizaron una marcha hasta la PGJCDMX para demandar a las autoridades que se abocara a su localización.

Este jueves, después de la conferencia, en la que los padres denunciaron que siguen sin poder acceder al expediente del caso, alumnos y docentes de la UACM caminaron hacia la sede de la dependencia capitalina, donde entregaron una carta firmada por más de 400 personas de la comunidad universitaria, cerca de 300 ciudadanos externos y 40 colectivos y organizaciones civiles, en la que piden a la autoridad que compruebe que Belén no quiere ver a su familia, como se dijo a los medios.

El director general de Atención a Víctimas del Delito de la PGJCDMX, Carlos Rodríguez Campos, los recibió pero les comunicó que no podían dar información sobre el paradero de la joven por decisión de ella misma y que, como ella es mayor de edad, tienen que respetar su voluntad.

Ante ello, César Cortés Santiago, hermano de Belén, informó que presentarán una queja en la Comisión de Derechos Humanos de esta capital contra la PGJCDMX por el desaseado manejo del caso.

Esto último quedó en evidencia luego de que el procurador Rodolfo Ríos declaró que personas cercanas a Belén siempre supieron de su paradero, hecho que fue desmentido por la académica Tania Paloma Hernández Ramírez y el profesor de Belén, Samuel Cielo Canales.

En entrevista con apro-cimac, los académicos comentan que después de lo dicho por el funcionario capitalino consultaron a sus compañeros y ninguno supo dónde estaba Belén. “Ellos, como nosotros y su familia, no saben ni sabían dónde estaba, por eso desde antes organizamos brigadas para buscarla”, comenta Cielo Canales.

Comentarios