El Centro Gabo en Colombia, casi una realidad

BOGOTÁ.- El Centro Gabo, un espacio cultural que tendrá una exposición interactiva permanente sobre la vida y la obra de Gabriel García Márquez, ya está cerca de convertirse en una realidad en Cartagena, una de la ciudades referenciales en la obra del Premio Nobel de Literatura 1982.

Jaime Abello, director de la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI) y quien está a cargo del proyecto, dice a apro que el centro quedará listo el próximo año y estará ubicado en un amplio inmueble de esa ciudad amurallada y de arquitectura colonial.

“Existe la posibilidad de tener la sede en un buen edificio que la Fundación recibiría en comodato y que operaríamos nosotros en el marco de una alianza público-privada. Van a participar el gobierno nacional, los gobiernos locales, las empresas y queremos que México esté presente en este proyecto”, indica Abello.

De acuerdo con el directivo, el Centro Gabo tendrá un museo, un espacio cultural abierto al público y un programa de investigación sobre la memoria del Premio Nobel en los diferentes ámbitos en los que incursionó: la literatura, el periodismo, el cine y la reflexión crítica de la realidad latinoamericana.

También albergará la sede de la FNPI y se impartirán los talleres y seminarios de periodismo que maneja esa fundación desde 1995, cuando García Márquez la echó a andar.

“Lo que importa es que la Fundación ya no sólo se va a ocupar de periodismo, sino de otros temas”, dice su director.

Explica que el centro trabajará con niños y jóvenes –en principio de Cartagena– a los que invitará a talleres de formación comunicacional. Para ello, desde el año pasado la Fundación desarrolla un plan piloto con menores del barrio “Nelson Mandela” de ese balneario colonial, que es uno de los más pobres de la ciudad.

La idea, agrega, es que esos cursos sobre comunicaciones y periodismo sirvan no únicamente para encauzar a quienes tengan la vocación de seguir esas profesiones, sino para fomentar el desarrollo humano, el pensamiento crítico y la construcción de ciudadanía.

Durante los talleres, los niños han reporteado temas comunitarios, escrito crónicas, pintado un mural, han tomado fotos, dialogado con periodistas y visitado la redacción del diario cartagenero El Universal.

En sintonía con el programa que desarrollará el Centro Gabo, la FNPI prepara además un libro sobre una faceta de García Márquez menos conocida que la del novelista del realismo mágico: la del periodista riguroso que apela a los hechos y a la ciencia para desarrollar su trabajo de escritor.

“Estamos documentándonos sobre esto. Lo que queremos es un libro sobre Gabo en su acercamiento a los temas de ciencia, que es un poco el perfil que nos interesa en este proyecto: el Gabo sin mariposas amarillas”, señala Abello.

Y recuerda que el autor de Cien años de soledad y El amor en los tiempos de cólera se consideraba a sí mismo “fundamentalmente un periodista”.

En 1991, García Márquez dijo que sus libros “son libros de periodista, aunque se vea poco”. En ellos, señaló, “hay una cantidad de investigación y de comprobación de datos y de rigor histórico, de fidelidad a los hechos” y en el fondo “son grandes reportajes novelados o fantásticos” en los que “el método de investigación y de manejo de la información y los hechos es de periodista”.

Abello indica que, a partir de esa cita, la noción del Centro Gabo será “investigar para crear, investigar para contar, y por eso precisamente el primer libro que vamos a sacar va a referirse a esa manera en que Gabo abordaba los temas, con mucho rigor, con mucho cuidado”.

La Fundación comenzó a conmemorar desde enero pasado con lecturas públicas de Cien años de soledad por el medio siglo que cumplió -el 30 de mayo- esa la novela. Y en agosto próximo participará en la exposición relativa a ese aniversario que realizará en Buenos Aires la Biblioteca Nacional Argentina.

De acuerdo con Abello, Cien años de soledad  “ya es un clásico, nadie discute eso; es un libro para siempre”.

Comentarios