La elección en Edomex, respiración artificial para el PRI

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Fue un cochinero, pero los priistas están orgullosos del resultado. El presidente nacional del partido, Enrique Ochoa Reza, argumenta que su candidato, Alfredo del Mazo, ganó en una contienda democrática el pasado 4 de junio en el Estado de México, pero, sobre todo, asegura que se logró detener el populismo del líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador.

Así califica y resume el dirigente del PRI la elección mexiquense: como una victoria limpia y un triunfo irrefutable en su cruzada contra López Obrador y su partido. Y lo luce como el modelo a seguir para la elección presidencial de 2018.

Ochoa Reza se muestra sonriente luciendo la pírrica victoria del primo del presidente Enrique Peña Nieto, con tres puntos arriba de la morenista Delfina Gómez, aunque el Revolucionario Institucional haya perdido un millón de votos respecto a la elección de 2011, así como todos los distritos de municipios que históricamente eran suyos.

Seguramente se siente feliz porque continuará en la presidencia del PRI, y ahora maneja las cifras favorables del Instituto Electoral del Estado de México hacia Del Mazo como una señal de que hizo bien su trabajo.

También te recomendamos

¿De qué trabajo está orgulloso el PRI? ¿De haber hecho fraude con miles de millones de pesos de programas sociales usados como prebendas de gobierno? ¿De la compra de votos? ¿De controlar al árbitro electoral con carretadas de dinero? ¿De manipular el conteo de votos? ¿De intimidar a representantes de casillas? ¿De comprar complicidades?

A pesar de todo el dinero invertido, de las movilizaciones y compra de votos, de la manipulación de los resultados, el PRI apenas arañó una presunta victoria que no le alcanzará para llegar con aliento al 2018.

Más que una bocanada de aire freso, el tricolor recibe el triunfo de Del Mazo como un enfermo terminal con respiración artificial, pues no se trata del aire limpio que da una victoria legal ni legítima, sino del oxígeno producido para quien está en declive.

Esta elección sucia y cuestionada del Estado de México remarca precisamente esta historia de corrupción e impunidad que trae consigo el PRI en diversos estados y en el gobierno federal manchado por los escándalos de desvío de recursos, negocios oscuros y sobre todos actos de corrupción.

El PRI con Ochoa Reza al frente llegará a los comicios del próximo año arrastrando esta historia que ha generado la acumulación del enojo social y que lo ha llevado a perder en las últimas elecciones los estados de Durango, Quintana Roo, Veracruz, Tamaulipas, Chihuahua, Michoacán y Nayarit.

Una victoria como la del Estado de México no abona nada en la tarea de convencer a una sociedad harta de la corrupción, el fraude, la mentira, la manipulación y el robo con el que se identifica al actual gobierno.

Es por eso que el festejo de Del mazo, el domingo 4, fue completamente desangelado, frío y sin una militancia convencida, sino más bien una celebración de trámite. Es por eso que el supuesto triunfo en el Estado de México es respiración artificial, más que un nuevo aliento de fuerza para el PRI rumbo al 2018.

Acerca del autor

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Comentarios