“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Merkel en México: G-20, comercio, cambio climático…y derechos humanos

BERLÍN (apro).- Fue en el año 2008 cuando Angela Merkel realizó por primera vez una visita de Estado a México. Casi 10 años después, el contexto internacional la lleva de vuelta: Alemania presidirá este año la Cumbre del G20 y a fin de buscar los consensos en los temas que ocuparán su agenda como comercio y clima, la canciller visitará a dos miembros del grupo: Argentina y México.

A ello se suma una oportuna coincidencia: la terminación del Año Dual entre Alemania y México, que aprovechará para clausurar oficialmente.

El paso de Merkel por México, sin embargo, tendría que arrojar no sólo consenso para la justa internacional de Hamburgo o para estrechar las relaciones comerciales entre ambas naciones. También tendría que ser la oportunidad para que, de jefe a jefe de Estado, la Canciller pida a Enrique Peña Nieto soluciones tangibles al problema de impunidad y corrupción que impiden frenar la espiral de violencia que azota al país desde hace más de diez años.

Así lo consideran, cuando menos, organizaciones no gubernamentales alemanas que desde hace años siguen de cerca la, por ellos denominada, crisis humanitaria en México.

“Sabemos que Merkel visitará México en parte por las buenas relaciones que existen entre ambos países, pero lo que parte de la sociedad civil alemana esperaríamos de ella es que toque públicamente los temas sensibles en el país: desde la impunidad, que es un problema estructural, hasta la falta de voluntad política por cambiar la situación”, dice en entrevista con Apro Carola Hausotter, de la Coordinación Alemana por los Derechos Humanos en México, que agrupa a 15 organizaciones no gubernamentales.

–¿De qué forma se puede presionar más al gobierno mexicano de lo que ya se ha hecho?

–Hablando del tema en público. Sabemos que desde hace varios años el tema de los derechos humanos, la impunidad y corrupción que hay en el país se han mencionado ya detrás de las puertas, pero ahora tendría que ser necesario hacerlo en público. No sólo Alemania sino la Unión Europea, sobre todo de cara a la renegociación del Acuerdo Global que existe entre ambas partes.

Con ella coincide el Servicio Protestante para el Desarrollo Pan para el Mundo, que junto con Misereor -la obra episcopal de la Iglesia católica alemana para el Desarrollo–, dirigieron a la Cancillería alemana una carta con motivo de la visita de Merkel a México. En la carta piden que se haga un seguimiento y monitoreo de las acciones emprendidas para la protección de los derechos humanos en México.

“Esperaríamos que la señora Merkel se pronuncie clara y públicamente por reformas estructurales con resultados efectivos que permitan combatir la impunidad y corrupción. Por ejemplo, la Fiscalía nueva anticorrupción, la formación del Consejo Asesor contra la impunidad con presencia internacional, la Ley contra la desaparición forzada.

“Hay que recordar que México, como miembro de la OCDE, está obligado no sólo a generar reformas normativas sino a alcanzar avances tangibles”, señala a Apro Pan para el Mundo.

Expectativas

La visita de Merkel a México ha tenido en ambos países una interpretación con dos variantes. Del lado alemán, es claro que la canciller quiere sumar la mayor cantidad de consensos posibles al llegar a la Cumbre del G20 presidida por su gobierno. Los desencuentros con el presidente estadounidense Donald Trump en el tema económico y climático, la obligan a ello.

La prensa alemana ha señalado que al clausurar la doceava Cumbre del G20 a realizarse los días 7 y 8 de julio en la ciudad de Hamburgo, la canciller Merkel apostará por una declaración a favor del libre comercio y los mercados abiertos. Ambos aspectos, señaló Merkel durante una reunión con la Cámara de la Industria y Comercio alemana, son requisitos para una sociedad con bienestar, crecimiento y empleo en todo el mundo. “Para los alemanes, como grandes exportadores, el comercio libre y justo es de gran valor”, dijo.

Así que buscará contar con el aval de dos naciones importantes en América Latina. En el caso de Argentina, también estará sobe la mesa el tema del tratado de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur. En México, a donde llegará acompañada por una delegación de empresarios, buscará además informarse sobre el estado de las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Pero del lado mexicano hay una lectura que coloca a Alemania como el próximo gran socio comercial ante la amenaza que representan para la economía nacional las políticas proteccionistas y las amenazas de salida del TLC del gobierno de Donald Trump.

“En México se está viendo como si Alemania pudiera venir al rescate de posibles pérdidas en materia económica durante la renegocación del Tratado de Libre Comercio con América del Norte. Además de que también se percibe muy bien el hecho de que las empresas alemanas continúen con sus intenciones de invertir especialmente en el sector automovilístico. Pero no creo que el gobierno de Merkel pueda cubrir las expectativas que se están haciendo”, considera en entrevista el subdirector del Instituto Alemán de Política Internacional y Seguridad, Günter Maihold.

Especialista en México y sus relaciones con Europa, quien también tuvo a su cargo la Cátedra Guillermo y Alejandro von Humboldt de la UNAM y el Colegio de México, explica su apreciación: “La política exterior alemana está en este momento muy copada por las grandes crisis internacionales y sus esfuerzos están centrados en ellas. Así que no veo la capacidad en este momento para invertir en una relación económica que ya corre por sí sola bien”.

–¿Coincide en que la visita a México es sólo para preparar la cumbre del G20?

–Sí. Creo que ella ha tratado de estar en contacto con todos los integrantes del G20 para buscar opiniones y generar apertura e interés en la agenda alemana dentro de la cumbre. Ha hecho el esfuerzo de estar en contacto con los asistentes a la cumbre y dar una clara señal de que Alemania está abierto a los intereses de estas naciones emergentes, como son México y Argentina.

Derechos humanos, presentes

Al igual que las organizaciones no gubernamentales, Maihold considera que las violaciones a los derechos humanos y la situación de impunidad y corrupción en el país tendrán que ser unos de los temas que aborden en su encuentro privado Merkel y Peña Nieto.

“Evidentemente Alemania tiene que insistir en que se tiene que hacer un esfuerzo mayor en cuanto a la aclaración de los miles de crímenes que han sucedido en el país y, entre otras muchas cosas, la situación de los periodistas”, considera.

–¿Pero Alemania insiste como una mera formalidad o realmente le preocupa la situación en México?

–Yo creo que la preocupación es real. El punto es que México siempre trata el tema como un asunto de soberanía, en vez de dar una respuesta internacional a la crisis que vive. Es decir, si ya está claro que no es capaz de resolverlo por sí solo, necesitaría estar abierto a un apoyo internacional. Pero no lo hace. Se cierra y señala que es una problemática del ámbito nacional.

En opinión de Maihold, Alemania estaría en toda la disposición de apoyar con cualquier tipo de mediación o apoyo internacional un esfuerzo por restablecer un estado de derecho en el país.

“Si hubiera la disposición de México, estoy seguro que Alemania, con la tradición que tiene de apoyar esfuerzos en materia de estado de derecho, lo haría. Lo que falta es la apertura mexicana. Aunque duela”, concluye.

Durante su visita de Estado, Merkel sostendrá una reunión privada con Enrique Peña Nieto el viernes 9 de junio y posteriormente ofrecerán una conferencia de prensa conjunta.

El sábado 10, la canciller alemana tendrá un encuentro a puerta cerrada y sin presencia de medios de comunicación con representantes de la sociedad civil. La embajada alemana en México no quiso confirmar si para tal evento fueron convocados representantes de organizaciones no gubernamentales mexicanas.

Comentarios