“Trump me difamó y también al FBI”, acusa Comey ante el Congreso de EU

WASHINGTON (apro) – James Comey, el exdirector del FBI se negó a determinar si el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cometió el delito de “obstrucción de la justicia” al solicitarle que dejara de lado la investigación sobre los lazos del exjefe del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca Michael Flynn, con el gobierno de Rusia para manipular las elecciones presidenciales de 2016.

“No podría categorizar como un esfuerzo de obstrucción de la justicia a lo que conversó el presidente conmigo en una reunión privada”, declaró Comey, durante la audiencia en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Senadores del Congreso federal estadunidense.

Comey confirmó ante los senadores demócratas y republicanos, que en marzo de este año Trump le solicitó desestimar la investigación que el FBI llevaba a cabo sobre la presunta complicidad de Flynn con los rusos.

En la audiencia, bajo la cual el Senado intenta esclarecer la participación de Trump en una trama para ocultar la complicidad de su campaña presidencial con los rusos para manipular los comicios, Comey se declaró “extrañado” por la decisión del presidente de correrlo del puesto que ejercía desde 2013.

“Me confundió porque en varias reuniones que sostuve con el presidente me dijo que estaba haciendo un buen trabajo y que su intención era mantenerme como director del FBI”, enfatizó Comey durante la sesión de preguntas y respuestas.

El despido repentino del que fue objeto cuando se negó a desestimar la investigación sobre Flynn, no solo lo confundió, sino que también lo obligó a defenderse del descrédito al que fue sometido.

“La administración (Trump) me difamó y difamó al FBI (…) las mentiras de la Casa Blanca fueron muy claras y simples”, acotó Comey.

Respecto a la intervención de Rusia en los comicios, el exdirector del FBI afirmó ante los senadores: “No tengo la menor duda de que los rusos intervinieron cibernéticamente en las elecciones”.

No obstante, Comey aclaró al Comité de Inteligencia del Senado, que ningún voto sufragado por los estadunidenses en las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre de 2016, fue contaminado por la intervención del gobierno de Vladimir Putin.

Comey agregó que la primera huella del espionaje cibernético de los rusos en el proceso electoral estadunidense, la registró el FBI en el verano de 2015.

“Mi palabra contra la suya”

Comey dijo que tiene confianza en que existan grabaciones de las conversaciones que sostuvo con el presidente Donald Trump, sobre la investigación que llevaba a cabo para esclarecer la presunta complicidad entre el gobierno de Rusia y la campaña presidencial del actual primer mandatario para manipular las elecciones presidenciales del año pasado.

“Por dios, espero que existan las grabaciones”, declaró Comey ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Senadores.

“Sería mi palabra contra la suya”, acotó el exdirector del FBI al ser cuestionado sobre el contexto de las conversaciones que sostuvo con Trump, en las cuales Comey reiteró a los legisladores que el mandatario le pidió dejar de lado la pesquisa sobre el general Michael Flynn y sus relaciones con Rusia.

Comey aclaró en la sesión con integrantes del Comité de Inteligencia, que le notificó a Trump “que él no estaba sujeto a la investigación” del FBI sobre el caso de Rusia.

Presionado por varios senadores para decir si el pedido de Trump sobre el caso de Flynn podría ser interpretado como “obstrucción de la justicia”, Comey insistió en que no, que no lo consideraba así, aunque manifestó que el pedido que le hizo el presidente lo percibe “como una orden… que me dejo estupefacto”.

Comentarios