“Picasso y Rivera: Conversaciones a través del tiempo”, colección de 147 obras en Bellas Artes

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Única en su tipo, por hacer énfasis en los encuentros artísticos y de manera inevitable en la presunta rivalidad entre Diego Rivera y Pablo Picasso, la muestra Picasso y Rivera: Conversaciones a través del tiempo, reúne 147 obras, algunas de ellas expuestas por primera vez en el país, a partir de este viernes 9 en el Palacio de Bellas Artes.

Producto del trabajo en conjunto entre el Museo del Palacio de Bellas Artes y Los Ángeles County Museum of Art (LACMA) –este último la mostró de diciembre de 2016 al 7 de mayo de este año–, hoy se llevó a cabo una breve conferencia de prensa en el recinto de mármol, y con ella un recorrido de medios.

En la presentación estuvieron presentes Lidia Camacho, titular del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); Miguel Ángel Fernández Félix, director del Museo del Palacio de Bellas Artes; Michael Govan, director del LACMA; Diana Magaloni, directora del Programa para el Arte de las Antiguas Américas del LACMA, y el curador Juan Coronel Rivera, los últimos tres quienes realizaron el concepto curatorial de la muestra.

Al respecto, Govan expresó: “Esta es una historia de dos encuentros, quizás hasta cuatro: ‘Picasso y Rivera’, ‘Europa y América’, entre puntos de vista de instituciones y, por supuesto, una conversación a través del tiempo entre la modernidad y antigüedad. Es emocionante verla montada aquí (en Bellas Artes) porque acompañada de los grandes murales de este recinto me parece que la exhibición se complementa aún más”.

Por su parte, Lidia Camacho comentó que se trató de un trabajo compartido que logra mostrar las diversas etapas de Rivera y Picasso, desde la académica, sus encuentros en París, el cubismo, pero también de contrastes, y en ambos casos la vuelta de sus trabajos al periodo clásico.

De las 147 obras expuestas en tres salas del primer piso del Palacio de Bellas Artes, 19 cuadros corresponden a colecciones internacionales y 27 a nacionales, entre ellas esculturas prehispánicas del INAH que fueron estudiadas por Rivera y que influyeron en óleos expuestos.

También se encuentran dibujos y grabados, algunas que difícilmente regresarán al país, como la Suite Vollard (1930-1937) de Picasso, que muestra 16 grabados (de un total de 100) considerados de los trabajos más importantes de la historia en la época moderna, y su óleo sobre tela La flauta de pan (1923) que jamás había salido del Museo Nacional Picasso-París, de Francia.

O bien la Composición cubista (naturaleza con una botella d’anís y tintero (1914-1915) de Rivera expuesta por vez primera al público, perteneciente a la colección particular Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso para el Arte, y que da vista al cartel de la exposición.

La muestra, que abre con dos autorretratos de Rivera y Picasso, se divide en cuatro secciones: Las academias, Los años cubistas, América y Europa, yy La vuelta al clasicismo en Europa y América.

Además para acompañar la exposición también se preparó un programa que incluirá charlas, un ciclo de cine, recorrido virtual, concierto y la presentación del catálogo, mismos que se dividieron durante los tres meses que permanecerá la muestra en el máximo recinto cultural.

Las actividades iniciarán este mismo viernes por la tarde, a las 17 horas, en el área de murales de Bellas Artes con la plática Detrás de la exposición “Picasso y Rivera: conversaciones a través del tiempo”, la cual será presentada por Juan Coronel Rivera.

Para mayor información de este programa se puede consultar: www.museopalaciodebellasartes.gob.mx.

Acerca del autor

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (2005) con Diplomado en Relaciones Públicas (2014), habla inglés y francés, amante del cine y los idiomas. Se inició como reportera de deportes en su natal Veracruz, y luego en publicaciones de la Editorial Vía Satélite de la Ciudad de México. Forma parte de la Sección de Cultura y Espectáculos de Proceso desde 2007.

Comentarios