El 1 de octubre, referéndum de independencia en Cataluña

MADRID (apro).- Cataluña celebrará el referéndum de independencia el próximo 1 de octubre, según anunció este viernes el presidente catalán Carles Puigdemont, pero no explicó el mecanismo para evitar el veto del gobierno español, que mantiene su postura de no permitir la celebración de dicho referéndum.

La pregunta que se hará a los catalanes es: “¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?”. Este intento se produce después de la fallida consulta del 9 de noviembre de 2015.

“El Estado se ha negado 18 veces a que los catalanes decidan su futuro, violentando los derechos democráticos elementales”, sentenció el vicepresidente catalán, Oriol Junqueras.

Agregó: “Estamos ante un gobierno que tiene ministros que conspiran para acabar con la sanidad catalana, que fabrica pruebas contra políticos catalanes, y ante un Estado ineficiente e injusto, que tendrá una deuda de al menos 15 mil millones anuales en el Fondo de Reserva de la Seguridad Social”.

El presidente Puigdemont recordó que el origen del descontento independentista ha crecido desde el “recorte” del Estatut –la norma institucional básica de Cataluña que rige la autonomía y el autogobierno– por el Tribunal Constitucional, hace siete años.

Explicó que entonces hubo un pacto con el Estado, se celebró un referéndum con amplias mayorías, pero un “órgano politizado” como el Tribunal Constitucional “fue suficiente para acabar con todo”.

Se refiere al Estatut que fue aprobado por el Parlamento Catalán en 2006, luego avalado por mayoría en el Parlamento Español, que se aprobó por los ciudadanos en un referéndum, pero por la impugnación del Partido Popular el TC recortó partes sustanciales, como la introducción donde se menciona a Cataluña como una nación.

Puigdemont se quejó que “por culpa del Estado” español no ha sido posible realizar un nuevo referéndum pactado.

“No hay propuesta del gobierno español ni se la espera”, señaló al criticar la falta de voluntad del presidente español Mariano Rajoy.

“No es una cuestión de marcos legales. El problema real es el ‘no quiero’ (de Rajoy), y con un ‘no quiero’ es mejor no ir al altar”, señaló.

Por eso anunció que convocará a los catalanes al referéndum “en ejercicio del legítimo derecho de autodeterminación de una nación milenaria”.

El gobierno y la Fiscalía General del Estado anunciaron que no harán ninguna actuación por el anuncio de hoy de Puigdemont, porque “son solo palabras”.

Sin embargo, desde el gobierno se insiste en que no se celebrará el referéndum en Cataluña, con lo que sigue el pulso entre los gobiernos central y el catalán.

Comentarios