Día Internacional de los Archivos: poco qué festejar

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El día de hoy se celebra el día internacional de los archivos. Esta fecha se estableció el día en que se fundó el Consejo Internacional de Archivos (ICA) en Paris en el año de 1948. El ICA que integra a más de 60 organizaciones, escuelas e instituciones archivísticas ha convocado a toda la comunidad archivística a celebrar con el tema de la conferencia internacional “Archivos, Ciudadanía e Interculturalismo”. Bajo este título, debemos considerar que los archivos no están solamente relacionados con los investigadores; son una herramienta de la democracia y de la gobernanza, de ahí que deben estar abiertos completamente a toda la ciudadanía.

En nuestro país estamos en la etapa de implementación de la Reforma Constitucional en materia de Transparencia. La Ley General de Transparencia y Acceso a la información Pública estableció una serie de obligaciones, entre otras, la de ofrecer información por medio de un portal de obligaciones, que para el INAI representa “la ventana digital de la administración pública”. En ella encontraríamos teóricamente cada una de las 84 obligaciones comunes de transparencia así como las específicas que regulan los respectivos artículos de la ley federal y de las leyes estatales en la materia. Es decir, ahí debiéramos encontrar toda la información que por ley deben publicar poderes públicos, sindicatos, partidos políticos, órganos autónomos y todo ente que reciba recursos públicos.

Si consideramos el proceso con el que se ha alimentado esta gran base de datos a través del SIPOT, podríamos estar orgullosos de tener uno de los grandes volúmenes de información sobre el ser y quehacer de las administraciones públicas de todo el país. Sin embargo, al revisar lo relacionado con el tema de los archivos, a través de la publicación del catálogo de disposición, instrumento técnico que sirve para gestionar los expedientes y que refleja el grado de organización que tienen esos expedientes en los sujetos obligados, se desprenden una serie de elementos preocupantes que prenden los focos rojos.

Si partimos del hecho de que los archivos son los cimientos de las plataformas digitales y de los sistemas nacionales de transparencia y de anticorrupción, resulta interesante constatar que a partir de una muestra representativa y aleatoria de 210 sujetos obligados tomados del SIPOT, considerando el Gobierno Federal, los tres poderes de los estados, un municipio por estado con una delegación de la Ciudad de México y los cinco sindicatos más grandes del país, el 70 % no cuenta con algún registro o lo que subió no corresponde con el catálogo de disposición documental ni con la guía de archivos y el 30% restante, su información no es siempre pertinente o le falta calidad.

¿Qué significan estos datos? Al no haber un catálogo de disposición documental se desprende que no hay cuadro de clasificación y, por lo tanto, no hay certeza de que los archivos estén organizados. Si el SIPOT se convierte en una masa inerte de datos, su objetivo fracasará, porque no se trata solamente de tener “la mayor base de datos”, sino información de calidad para que le sirva al ciudadano para ejercer su derecho a saber.

Está presente de nuevo el fantasma del “cumplimiento”: subir información al SIPOT aunque no sea pertinente o en su defecto no tenga la calidad deseada. Lo importante es que aparezca algún registro para conseguir un semáforo verde, cumplir con un requisito para no ser molestado, sin importar lo que se suba. El portal de transparencia en estos términos, podría convertirse en el portal de la opacidad legalmente reconocido.

Desde esta realidad, ¿tendríamos algo que conmemorar el día internacional de los archivos en nuestro país?

Los archivos coadyuvan con la transparencia y el acceso a la información, pero no son lo mismo. El archivista es un gestor de la información que aplica una metodología construida y reconocida internacionalmente para organizar, conservar y dar acceso a los archivos. No es solamente un custodio, sino un estratega y un promotor y difusor de la información.

Bajo esta perspectiva, los archivos son un elemento fundamental para la rendición de cuentas y el combate a la corrupción porque las plataformas digitales que se deben construir según las normas actuales, deben tener cimientos sólidos, y éstos últimos, solamente se construyen con metodología y no con ocurrencias.

En este día internacional de los archivos apelamos a que el Estado Mexicano se interese por resolver los grandes males de los archivos que existen en el país como son: la falta de recursos económicos, técnicos y humanos canalizados a este sector; la falta de infraestructura apropiada; el nulo fomento a la profesionalización del personal que labora en los archivos pero sobretodo el rezago en la promulgación de una ley acorde con los estándares que se requieren para que los archivos se fortalezcan en todo el país.

El proyecto de Ley General que se presentó en el Senado el año pasado contiene disposiciones contrarias a los avances logrados en materia de acceso a la información como lo es el hecho de colocar el control del Consejo Nacional de Archivos bajo la rectoría de la Secretaría de Gobernación.

Aprovechemos esta celebración para manifestar que la profesión archivística es divertida, inclusiva, diversa, útil e importante para todos. Deberíamos celebrar el día internacional de los archivos con el lema: “archivos abiertos para toda la ciudadanía”.

*El autor es director de la Escuela Mexicana de Archivos, A.C. integrante de la Red por la rendición de cuentas (@rindancuentas)

Comentarios