Otro ultimátum al basquetbol nacional

Los mandamases del basquetbol mexicano de nuevo pusieron a este deporte al borde del colapso. El incumplimiento de compromisos ante la federación mundial provocó un ultimátum de desafiliación, y ahora trabajan a marchas forzadas para evitar que esto ocurra. Como sea, el asunto evidencia el fracaso de la política de soluciones cosméticas que ha imperado en el deporte y vuelve a mostrar la profundidad de los problemas soslayados.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La Federación Internacional de Baloncesto (FIBA Mundo) emitió una lista de requerimientos que la Asociación Deportiva Mexicana de Basquetbol (Ademeba) deberá cumplir a más tardar el viernes 9; de lo contrario, nuevamente será desconocida y desafiliada.

Después de la reunión del grupo denominado Task Force –que se realizó el 28 y 29 de abril en la sede de la FIBA– el secretario general de este organismo, Patrick Baumann, envió una carta en la que urgió a México a cumplir con los compromisos contraídos por la Ademeba y la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade); entre ellos, invertir 40 millones de pesos para el desarrollo del basquetbol nacional.

El ultimátum, fechado el 10 de mayo, se derivó del reporte que el delegado de la FIBA en México, el español José Luis Sáez Regalado, entregó a la Junta Central el pasado 3 de mayo en Hong Kong.

La Junta Central de la FIBA evaluó la situación actual del basquetbol mexicano y exigió a la Ademeba que responda una lista de preguntas enviadas desde el pasado 2 de mayo, además de otras tantas categorizadas en tres temas: gobernanza, deportivo y finanzas. Y lanzó la advertencia.

“Ademeba está invitada a proveer a FIBA las actualizaciones de las acciones y la documentación sobre cada punto de la lista de requerimientos principales arriba mencionada a más tardar el 9 de junio de 2017. Se solicita al Comité Ejecutivo (de FIBA) que evalúe la nueva información en su reunión del 21 de junio de 2017 y tiene autorizado tomar cualquier medida o acción apropiada en relación con este asunto, incluyendo la suspensión y/u otras medidas en relación con el manejo de Ademeba a través de la Fuerza de Tarea (Task Force).”

En teoría, la creación de la Comisión para el Fortalecimiento del Basquetbol (Task Force, integrada por sendos representantes de la Conade, Comité Olímpico Mexicano, Ademeba y FIBA, más el empresario regiomontano Carlos Bremer) en abril de 2016 buscó poner orden en la federación mexicana que se hará cargo de este deporte en el país.

Sin embargo, durante el año que lleva operando no ha cumplido con las expectativas de la FIBA Mundo, de tal suerte que el organismo internacional mandó un ultimátum y aprovechó para recordar a las autoridades mexicanas que debe hacer un seguimiento urgente “a los pasos positivos de finales de 2015 y comienzos de 2016 que llevaron al levantamiento de la suspensión”, según dice el documento del cual Proceso posee una copia.

El documento va dirigido a Gilberto Hernández Oseguera, presidente de la Ademeba, y está avalado oficialmente por la FIBA Mundo, a pesar de que el Comité Olímpico Mexicano (COM) no lo reconoce –requisito inexcusable para que pueda fungir como tal.

Sin el aval del COM, las acciones deportivas o de cualquier otra índole que encabece la Ademeba simplemente no tienen validez, lo cual afectaría, otra vez, la participación de las selecciones nacionales en competencias internacionales.

Grillas y opacidad

El 16 de abril pasado Proceso publicó que el abogado Gilberto Hernández Oseguera asumió el cargo de presidente de la Ademeba a pesar de que en la asamblea realizada el 11 de diciembre de 2016 los presidentes de las asociaciones estatales votaron por que fuera Carlos Bremer la persona que ocupe ese cargo.

Los presidentes se sorprendieron cuando descubrieron que en la página de internet de la FIBA Mundo aparecía el nombre de Hernández Oseguera y no el de Bremer como presidente. Por su parte, el empresario regiomontano dijo a la reportera que él no estaba enterado que fue electo, que no asistió a la asamblea, que no conoce a Hernández Oseguera y que no entiende por qué se ostenta como presidente y, peor, con el aval de la FIBA Mundo (Proceso 2111).

“De parte del COM no hay tal reconocimiento porque no nos han presentado el acta protocolizada de la asamblea donde conste que se llevó a cabo y que ahí él fue electo como lo marcan los estatutos y la Carta Olímpica”, asegura Carlos Padilla, presidente del COM.

–Ya pasaron cinco meses desde la elección y no ha recibido el acta de la asamblea protocolizada, ¿entonces cuál es el estado de la Ademeba?

–Para el COM está en suspenso hasta que nos conste que hubo una elección. No podemos reconocer la personalidad de la Ademeba ni al nuevo Consejo Directivo, incluido Gilberto como presidente.

“Si Padilla emite un documento donde diga que lo desconoce (a Gilberto Hernández Oseguera) habrá que volver a empezar. Habrá que ir con la FIBA y que se pongan de acuerdo las autoridades”, dice, molesto, el presidente de la asociación de Yucatán (Alianza Yucateca de Basquetbol, A.C.), Mario Méndez, quien en la asamblea fungió como secretario de actas y acuerdos.

“Que lo haga público y por escrito; no que se lo diga a sus cuates”, reclama.

De acuerdo con Padilla, el COM estaba enterado de que el periodo como presidente de la Ademeba de Modesto Robledo ya había concluido y estaba a la espera de que informara, como todas las federaciones lo hacen, el nombre del nuevo presidente, y de que presentaran los documentos que lo respaldan. Dice que ni siquiera sabía que se realizó la asamblea del 11 de diciembre y que a pesar de que un representante del COM (Antonio Murrieta) forma parte de la Task Force, él tampoco estuvo presente.

Pero en el acta de la asamblea quedó asentado que Murrieta forma parte del nuevo Consejo Directivo que fue elegido. Proceso posee copia del documento y en él se lee que los integrantes anteriores fueron destituidos y reemplazados por los siguientes, además de Murrieta: los empresarios Alejandro Martí, Antonio Chedraui y Carlos Bremer; Gilberto Hernández Oseguera, el español José Luis Sáez, Moisés Cosío Espinosa y Modesto Robledo. Sólo aparecen los nombres. No hay cargos que los acompañen.

“En este acto, la asamblea nombra como presidente del Consejo Directivo al señor Carlos Bremer Gutiérrez. Se hará de su conocimiento para que emita su formal aceptación al cargo. El comisionado o CEO asumirá las funciones de presidente ante la Federación Internacional de Basquetbol y ante terceros hasta en tanto el señor Bremer acepte el cargo. En caso de no hacerlo o rechazarlo, el comisionado o CEO asume el cargo de presidente de forma permanente hasta que el Consejo Directivo señale lo contrario”, se lee.

En el acta también se asienta que el CEO es Gilberto Hernández Oseguera y el gerente general, José Reyes Ronfini.

Mario Méndez explica que José Luis Sáez es extranjero y no es presidente de ninguna asociación estatal, por lo que no puede formar parte del Consejo Directivo. Asegura que el documento que tiene la reportera está mal, que seguramente hace referencia a quienes integran la Comisión Task Force.

Se le insistió en que se trata del acta de la asamblea que aún no ha sido protocolizada y que su nombre aparece en la parte final del documento junto con el de Modesto Robledo y el de Gilberto Hernández Oseguera, quienes sí la firmaron.

La reportera le preguntó por qué no la firmó. Mario Méndez refiere que él y los presidentes de asociaciones presentes signaron un legajo que Robledo y Hernández Oseguera les dieron. Señala que él recuerda que sí firmó esa acta y que, si no lo hizo, quizá fue porque tuvo que irse antes.

El presidente de la asociación yucateca dice que entre los presidentes existe mucha confusión desde que Carlos Bremer declaró a Proceso que él no estaba enterado que fue electo presidente y menos que “por dedazo” él, a su vez, dejó el puesto en manos de Gilberto Hernández Oseguera, tal como éste les explicó a los presidentes cuando comenzaron a preguntar.

Indignado, Mario Méndez asevera que no es justo que cuando por fin se vislumbraba el fin de los problemas administrativos de la Ademeba para desarrollar el basquetbol mexicano en orden y con recursos federales, otra vez la FIBA está a punto de desafiliar a México, decisión que afecta a los atletas y entrenadores que trabajan para integrar las selecciones nacionales.

“Si nosotros el día 9 no terminamos de nombrar a los integrantes del Consejo Directivo nos vamos a ver en problemas, nos van a desafiliar. FIBA ya no está para consecuentar a nadie. Ya desafilió a Japón y a Rusia; echó a Brasil, ¿por qué no va a echar a México?”, advierte.

“Yo ya no voy a pelear más. Cada vez que queremos llegar a un acuerdo los dirigentes se pelean y descomponen todo. Los únicos beneficiados son los dirigentes y a los de abajo no los toman en cuenta. ¿Por qué otra vez dicen que la asamblea no vale y que Gilberto no puede ser presidente? O sea, ¿Modesto no se quiere ir? ¿Quiere perpetuarse? Ya estuvo.

–¿Está diciendo que Robledo está moviendo los hilos para quitar a Hernández Oseguera para que él siga como presidente? –se le inquiere.

–Yo creo que sí. Está buscando la manera de desbaratar esto.

–Pero él firmó el acta de la asamblea, él avaló que Hernández Oseguera sea presidente.

–Por eso ahora quiere hacer una reunión para desconocer la asamblea.

–¿Qué dicen los otros presidentes?

–Hay varias asociaciones, como seis, que sí le hacen caso a Modesto. Si Bremer, Chedraui y los empresarios no quieren dirigir el basquetbol del país, nosotros (los presidentes de asociaciones) sí queremos. Y si Gilberto es presidente hoy, por 10 días o un año, estamos con él hasta donde demuestre que puede. Si no tiene la capacidad, los presidentes de las asociaciones tenemos el derecho de removerlo, porque no hay autoridad más grande que la asamblea. Primero, Modesto nos pidió que apoyáramos a Gilberto. Él y Gilberto trabajaron juntos para hacer la asamblea. Ahora resulta que ya no. Yo no sé si se pelearon o qué. No entiendo por qué Modesto dice que esa asamblea no vale. No sé si lo dejaron fuera, pero él está moviendo todo.

–Si se protocoliza el acta de la asamblea el control de la Ademeba lo tendrán los empresarios y Gilberto Hernández Oseguera.

–No lo tienen. El control de la Ademeba o de la nueva federación, como sea que se llame, lo tienen los presidentes en los estados. Déjelos que hagan lo que quieran, que digan misa. Vamos a darle un voto de confianza a Gilberto. Eso debemos hacer los presidentes. Mi posición es ir hacia adelante. A lo mejor hay cosas mal, sí. Pero debemos estar adentro arreglando eso. No pueden seguir tres tipos de este país decidiendo sobre 4 millones de jugadores.

“¿Cuándo vamos a terminar este pleito? Dejen de hacerle daño al basquetbol y atiendan el desarrollo de este deporte. Los niños y los entrenadores no saben ni entienden nada de esto. ¿A quién carajos le importan ellos? A nadie. Los dirigentes están peleándose por el poder, no por desarrollar el basquetbol del país.”

Bomberazos

El empresario Carlos Bremer, de Valúe Grupo Financiero, dice que ante la amenaza de desafiliación de México por parte de la FIBA en los próximos días presentará una propuesta “para solucionar las broncas”.

“Si no la aceptan, renunciaré al cargo de presidente de la Task Force, porque ya no quiero que me sigan usando para nada.”

–¿Quién lo está usando? –se le pregunta.

–No quiero decir más, sólo que creo que mi propuesta le va a parecer a todas las partes. También la voy a presentar a la asamblea de la Ademeba.

–Pero, ¿se puede quedar Gilberto Hernández Oseguera como presidente?

–No, yo no sé por qué esa persona está ahí. La Ademeba está en riesgo de perder la afiliación, por eso hay que ganar tiempo y hacer esta propuesta que arregle todo para tener a todas las partes contentas. Lo que quiero es ayudar para que haya una solución.

Entre las exigencias de la FIBA también destacan la realización de los controles antidóping, la exigencia de que se detalle el plan deportivo de la “academia de formación” de la Conade, la instauración de proyectos de desarrollo del basquetbol en escuelas y universidades, el proyecto de la selección nacional varonil y el presupuesto que respaldará cada uno de los programas a desarrollar.

Además, la FIBA Mundo exigió a la Ademeba que establezca una estructura operativa que incluya la contratación de auditores externos.

La reportera solicitó una entrevista con Horacio Muratore, presidente de la FIBA Mundo, desde el 17 de abril. El dirigente se comprometió a otorgarla después de la reunión del 28 y 29 de ese mismo mes. A pesar de las múltiples solicitudes, no volvió a responder. Tampoco contestó el jefe de prensa, William Rosario.

Este reportaje se publicó en la edición 2118 de la revista Proceso del 4 de junio de 2017.

Acerca del autor

Estudió Ciencias de la Comunicación y Letras y Literatura Hispánica en la UNAM. Fue reportera de información general en los noticieros Monitor de InfoRed. Desde 2000 ha sido reportera y conductora de deportes en distintos medios radiofónicos y televisivos. Actualmente estudia la Maestría en Periodismo y Asuntos Públicos en el CIDE.

Comentarios