Pedalean en la CDMX “en cueros” para exigir respeto a los ciclistas

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- En el centro de esta capital, más de 200 personas desnudas y semidesnudas, montadas en bicicletas, se manifestaron bajo una consigna: basta de la violencia contra los ciclistas.

Cientos de mujeres y hombres de todas las edades, en bicicletas, patinetas, patines e incluso a pie, recorrieron las calles del Centro Histórico y Paseo de la Reforma para reprochar la falta de respeto a los ciclistas.

La marcha, conformada  -en su mayoría- por usuarios asiduos de este medio de transporte destacó de entre otros movimientos por los cientos de cuerpos en pleno pedaleo y sin ropa.

A las 12:15 horas se dio el banderazo de salida de la 12va Rodada Mundial Nudista. Tres, dos, uno…”ciclistas en pelotas, sí se ven”, gritaron entre aplausos y chiflidos los participantes.

“Queremos que nos respeten, que nos vean. Rodamos desnudos porque nos sentimos desnudos ante el tráfico, ante falta de respeto de los conductores”, explicó Fabián Cornejo, organizador del World Naked Bike Ride México (WNRB) – grupo que lanzó la convocatoria en redes sociales-.

Otros objetivos, según difundió el mismo colectivo fue cuestionar la excesiva  dependencia de los combustibles fósiles; promover el uso de transporte de locomoción; el ejercicio, y enaltecer la fuerza e individualidad corporal.

Conforme avanzó el contingente la gente salió a su encuentro. Curiosos observaban -algunos de reojo y otros sin pudor- desde las banquetas de la Avenida Juárez y Eje Central. 

Algunos reían apenados  ante la desnudez de los ciclistas;  otros saludaban y sacaban los celulares para fotografiar los pechos al aire y los cuerpos con Bodypaint. “Qué valor”, señalaban.

Del lado del contingente rodante  saludaban y coreaban: “¿Ahora sí me ves, ahora sí me ves? ¡Veme! ¡Aquí estoy!”.

El grito fue en protesta de los compañeros ciclistas atropellados o  accidentados en las calles de la capital, porque – según argumentan los automovilistas- “no se ven”.

Cuando el contingente rodó por Paseo de la Reforma, la violencia de los conductores fue perceptible. Si bien algunos conductores pitaban en señal de aprobación por el mitin, otros mentaban madres e indignados gritaban que los dejaran pasar.

“Somos frágiles, nuestra carrocería es nuestro cuerpo”, “México, estamos aquí, rodamos aquí”, contestaban los participantes.

Roberto, de 35 años, dijo que rodaba por miedo: “me encantaría ir a mi trabajo en bici, pero no puedo, me da miedo. Zonas como Interlomas no están pensadas ni diseñadas para andar en bici o para los peatones. Es injusto “.

Carlos, de 54 años y con apenas un paliacate en la cabeza, demandó mejor señalización: “son insuficientes las alertas para ciclistas en la ciudad; en las vueltas siempre es un sufrir porque no se fijan los conductores y terminan arrollando”.

Finalmente y luego del desfilar de “bicis” frente  Auditorio Nacional, el contingente  regresó a Monumento a la Revolución a las 14 horas.

Fabián Cornejo dijo: “Fue una manifestación pacífica, de ciudadano a ciudadano. Buscamos educación vial de todos, porque al final todos somos peatones”.

Según el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (Conapra) los accidentes viales son la cuarta causa de muerte a nivel mundial, provocando la muerte de 15 mil 856 personas, 2% de estos, ciclistas.

Con cientos de cuerpos desnudos, los ciclistas lograron lo que en días cotidianos es imposible: que los vean las autoridades, los automóviles y los citadinos en general.

Comentarios