Corrupción del PP, tema central en el debate de la moción de censura contra el gobierno de Rajoy

MADRID (apro).- El debate de la moción de censura contra el gobierno del presidente español, Mariano Rajoy, se centró este martes en la corrupción del Partido Popular (PP), acusaciones provenientes de Podemos y su líder, Pablo Iglesias, quien le acusó de que “pasará a la historia como el presidente de la corrupción”.

Con el propósito de buscar los apoyos que aún no tiene para sacar a Rajoy del gobierno, Iglesias apeló al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) para entenderse y dialogar “para sacar al PP del gobierno más temprano que tarde”.

El presidente Rajoy hizo de su defensa un cara a cara con Pablo Iglesias a quien criticó al decirle que “un gobierno suyo sería letal para el interés general” en España.

Acusó al líder de Podemos de pintar “una España negra” que no corresponde con la realidad, porque aunque del PP hayan salido corruptos, aseguró, “el PP no es un partido corrupto, por eso los ciudadanos nos devuelven la confianza”.

Y le vaticinó a Iglesias que “su anunciado fracaso (en la moción) es la mejor noticia para España. España gana y ustedes pierden”.

Esta es la tercera moción de censura que se produce en España en lo que va de la democracia, que es el mecanismo legal que permite a la oposición, en una crisis política, someter ante el pleno del Congreso de los Diputados retirar el apoyo parlamentario de la mayoría a la política del presidente y, de conseguirse, éste debe retirarse. El partido que propone la moción presenta un candidato a la presidencia, en este caso es Pablo Iglesias.

El debate continuará mañana, cuando se prevé terminen las intervenciones del resto de fuerzas políticas y la moción se someta a votación, sin embargo, hasta hoy Podemos no tiene los apoyos parlamentarios suficientes para conseguir la mayoría parlamentaria para sacarla adelante, por lo cual se prevé que Rajoy libre la moción de censura.

Las mociones de censura anteriores fue una de Felipe González contra el presidente Adolfo Suárez y la de Antonio Hernández Mancha de Alianza Popular contra Felipe González, ninguna de las cuales prosperaron.

En su defensa, Rajoy criticó al “candidato Pablo Iglesias”, a quien dijo no ver como presidente de España. “Honestamente no le veo a usted merecedor de ese honor (de ser presidente) y a España de ese castigo”, arengó Rajoy contra Iglesias.

En el debate, Iglesias le respondió a Rajoy: “No sé si usted que tiene tantos amigos en la cárcel puede decir que alguien no es de fiar”, y añadió que el gobierno del conservador PP es el que “tiene problemas con la separación de poderes y la libertad de expresión”.

Por ello presentó once medidas urgentes para combatir la corrupción que es el motivo para justificar la “situación de excepcionalidad” que les llevó a presentar la moción de censura.

Entre otras cosas propuso una nueva ley de contratos del sector público; facilitar el trabajo de los órganos reguladores con un plan contra el fraude; una nueva ley de financiamiento de los partidos políticos; la adscripción de la Policía Judicial a los tribunales y que no dependa del gobierno; derogar los aspectos de la Ley de Enjuiciamiento criminal que ayudan a los corruptos; la Ley contra las “puertas giratorias”, entre otros.

Iglesias señaló que ninguna de estas medidas las puede tomar el gobierno de Rajoy, porque supondría perjudicar a miembros del PP.

La portavoz de Podemos, la diputada Irene Montero, hizo la ponencia de la moción de censura, en la que aseguró que “la corrupción tiene su sede en (la calle) Génova 13”, que es la dirección de la sede del PP nacional.

Les reprochó que “pidan perdón y devuelvan (el dinero) lo robado”, porque al PP llegaron “dopados por dinero negro a las elecciones”.

Montero hizo una relación de más de 60 casos de corrupción en los que están implicados políticos del PP.

Comentarios