Exigen a director de Pemex aclarar pérdidas por 14 mil mdp por caso Agro Nitrogenados

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Después de cuatro años de pérdidas que alcanzan los 14 mil millones de pesos para Petróleos Mexicanos (Pemex), las comisiones del Poder Legislativo avalaron pedir información al director de la empresa productiva del Estado, José Antonio González Anaya.

El tema se llevará al pleno este miércoles 14 y se espera que se avale por mayoría de votos, ya que hoy martes la propuesta fue respaldada por la llamada Tercera Comisión de la Permanente.

Se trata de la compra a Alonso Ancira, dueño de Altos Hornos, y a su socio Xavier Autrey, quienes vendieron a Pemex la empresa Agro Nitrogenados en el 2013 a un costo de 3 mil 862 millones de pesos.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) realizó durante 2013, 2014 y 2015 diversas revisiones y su resultado fue que se compró “chatarra”, de la cual el 60% no podía ser utilizable; para reactivarla, Pemex invirtió otros mil 200 millones de pesos, reveló Proceso en su número 2107.

Este día los diputados federales por el PRD, Omar Ortega y Felipe Reyes, pidieron que se exija una explicación al director de Pemex, José Antonio González Anaya –quien aún no asumía el cargo cuando se realizó la compra, pues en ese momento figuraba como responsable Emilio Lozoya Austin–, pues consideraron que se trató “de una adquisición fraudulenta”.

De acuerdo con los legisladores, la operación implicó para la petrolera una pérdida de “al menos” 760 millones de dólares, es decir, 14 mil millones de pesos al tipo de cambio actual.

Agro Nitrogenados es una empresa industrializadora de fertilizantes que fue creada por Pemex; en 1992, durante la administración de Carlos Salinas de Gortari, se le vendió a Ancira y Autrey, al igual que Altos Hornos, la cual también fue adquirida por estos dos personajes un año antes (1991). Fue el sexenio de la desincorporación de empresas estatales para entregárselas a privados.

Al recuperar Enrique Peña Nieto la presidencia de la República para el priismo, se ordenó a Pemex, a través de su Consejo de Administración, donde no sólo participó Emilio Lozoya sino también el aún secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, recomprar Agro Nitrogenados.

Según el informe que dio el Consejo en el 2013, “se tenía la oportunidad de adquirir una planta en Coatzacoalcos, Veracruz (…), que sería de gran rentabilidad”.

La ASF reportó en su última auditoria de 2015 que Pemex recompró la empresa en 3 mil 862 millones de pesos. Pero que lo adquirido fue sólo “fierro viejo”, según el avalúo realizado por el Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales: “El nivel tecnológico se encuentra fuera de los parámetros aceptables, (…) el grado de conservación general de los bienes se encuentra en un rango de regular a malo, e inclusive la maquinaria presenta faltas de algunas partes importantes”.

En noviembre de 2015 se determinó finalmente que 60% de los activos de Agro Nitrogenados debía reemplazarse. También se estableció que Pemex invirtió mil 200 millones de pesos sólo para echar a andar la planta.

Hoy los diputados federales del PRD sostuvieron que la pérdida de Pemex alcanza ya los 14 mil millones de pesos.

“Las pérdidas son mayores por lo inservible de la mayoría de la planta y por el retraso de su rehabilitación y generación de dividendos”, explicó Omar Ortega.

El 17 de mayo pasado ambos legisladores presentaron a la Comisión Permanente una propuesta de punto de acuerdo para citar al director de Pemex a una reunión de trabajo para aclarar la irregular compra denunciada en principio por la Auditoría Superior de la Federación.

Ambos legisladores recordaron que la ASF “reportó reducción de metas y aumento del monto contratado sin justificación, pues no se consideró integrar nueva tecnología, no se justificaron aumentos en los costos, no se especificaron responsabilidades de las partes, no se generaron permisos ambientales, no se convocó al propietario de la tecnología para conocer los alcances de su uso y no se cumplieron diversas normas y leyes”.

La compra se pactó en 275 millones de dólares, sin embargo, un análisis posterior determinó que la rehabilitación requeriría 167 millones de dólares adicionales, para un total de 442 millones de dólares, con el objetivo de que la planta empezaría a operar en noviembre de 2015.

A la fecha, Agro Nitrogenados parece un “barril sin fondo” porque sigue sin operar, sin producir insumos para la agricultura, sin generar dividendos y sin tenerse claro cuánto más requerirá su efectiva rehabilitación.

Comentarios