Cesan a directivos del penal de Neza tras muerte del presunto violador y asesino de Valeria

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El director general, el jefe de Seguridad y otros 18 elementos de vigilancia del penal de Neza-Bordo fueron destituidos de sus cargos, luego de que el conductor de transporte público, presunto violador y asesino de la niña Valeria fue hallado sin vida dentro de su celda esta mañana.

Los servidores públicos fueron puestos a disposición del Ministerio Público y permanecerán sujetos a investigación, informó Eduardo Valiente Hernández, comisionado de Seguridad del Estado de México.

En entrevista en Grupo Fórmula, comentó que esas destituciones “no entorpecen la investigación, sino al contrario, favorecen las investigaciones. Finalmente están a disposición del Ministerio Público y él mismo establecerá su responsabilidad o no de inicio”, por el presunto suicidio de José Octavio Sánchez Razo, exconductor de la ruta 40.

La oficina de Comunicación Social del gobierno mexiquense informó que las destituciones se dieron por orden del gobernador Eruviel Ávila, mediante la Secretaría General de Gobierno de la entidad.

Valiente Hernández detalló en la entrevista que a las 05:00 horas de este jueves tuvieron conocimiento de que Sánchez Razo fue encontrado muerto, tras aparentemente suicidarse en su celda del Centro de Readaptación Social de Nezahualcóyotl. Según dijo, 30 minutos antes fue visto con vida.

El funcionario agregó que el cuerpo fue llevado al Servicio Médico Forense, donde le practicarían la necropsia de ley para conocer las verdaderas causas de su muerte.

Según el servidor público, el imputado estaba internado en el área denominada Centro de Observación y Clasificación desde el pasado 10 de junio. Aclaró que, al no estar procesado, sólo compartía celda con tres internos y no con el resto de la población del penal.

El comisionado de Seguridad rechazó que el imputado haya sido violento por el resto de los internos, como trascendió en redes sociales.

“Su integridad había sido resguardada en todo momento. Sí hay algo complejo, difícil, no imposible, es salvaguardarlo cuando él mismo atenta en contra de su propia integridad física”, justificó.

Luego, explicó que no todas las celdas del penal cuentan con cámaras de vigilancia porque se privilegian las áreas comunes del reclusorio para su operación. Además, admitió que las instalaciones no tienen la capacidad logística para que un guardia permanezca en cada celda vigilando a los internos.

Comentarios