De Nalgas, las cuatro “ovejas ñeras” del rock

Continuadora de la heterodoxia rocanrolera de Molotov, Café Tacvba, Fobia, Alex Lora y Rockdrigo González, la banda independiente De Nalgas retorna a las redes sociales lanzando su crítica política “Con dinero baila el perro”, video realizado con el monero Rafael Pineda Rapé, más los caricaturistas del cartón semanal Monosapiens en Proceso, Antonio Helguera y José Hernández.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- Sencillo perteneciente al álbum Vulgar Dulce Hogar (Terrícolas Imbéciles 2016), “Con dinero baila el perro”, del grupo underground De Nalgas, raya en la irreverencia a través de las voces de sus integrantes: los guitarristas Boris (Mauricio Didier Ríos Medina) y Puxi (Ángel Michael Rodríguez), el bataquero Irving Cantón Quezada, y el bajista Karel David Sánchez Rojas, estallando alaridos de rudeza punk:

Mi país se hunde nadie hace nada,

la gente se divide, ¡qué pendejada!

Desde Aragón hasta Ayotzinapa,

con dinero baila el perro, nadie se escapa.

Bienvenido al lugar donde te quieren callar

si no dices lo que esperan los que mueven el plan.

Si no tranza no avanza, ¡otro pasado de lanza!

Por andar de muertos de hambre perdieron la balanza,

¡No!, no nos van a parar,

porque los perros sólo saben ladrar…

(https://www.youtube.com/watch?v=Nrzks_tgDn4)

Previamente, la banda había logrado que su video “Vergaviota” se convirtiera en un fenómeno viral, en alusión a La Casa Blanca y “los tristes deslices del presidente Enrique Peña Nieto y su esposa”, según relata Karel David, nacido en el seno de una familia “clase media en picada”, de la colonia San Juan de Aragón, el 27 de octubre de 1989.

Herederos de Molotov

Karel (Carlos, en checo) aprendió a cantar canciones de Los Beatles en una escuela primaria ubicada al norte de la Ciudad de México; su padre tocaba piano. Entre sus primeros conjuntos de alucine cita a The Clash, Nirvana, Green Day y Los Rolling Stones. En el CCH escuchó a El Tri, de Alex Lora; Café Tacvba, Fobia, Rockdrigo González, y su banda consentida: Molotov.

–¿Cómo surgió De Nalgas como grupo?

–En la secundaria empezó la cosquillita musical, veíamos a bandas en MTV, pensamos que estaría padre agarrar una guitarra y subirte al escenario para decir lo que quieres y lo que piensas.

“Así nos juntamos Puxi y Boris para escribir rolas, como “Igualdad” que hablaba de la desigualdad, lo que veíamos nosotros en la secundaria: había güeyes que traían su ropa de marca desde Hawai y a mí me habían sacado dos semanas porque no teníamos ni pa’ la colegiatura. Mismo caso con los otros de la banda… Empezamos a cuestionar todo ese rollo y a grabar una serie de cintas demo; nos acercamos a Tito, de Molotov, a quien le interesó nuestro proyecto, quería producirnos el disco y buscamos a un viejo amigo de la primaria que es Irving, el baterista, quien ya estaba estudiando música. Justo cuando terminamos el primer LP, decidimos que la banda se llamaría De Nalgas en 2010, y empezamos a partir de ese día, pero tocábamos desde 2003.

–La pregunta típica y sin albur: ¿Por qué se pusieron De Nalgas?

–Cuando nos pusimos así sabíamos que en todas las entrevistas nos la iban a formular. Salió del último día de grabación, nos llamábamos Lupus pero ya había cuatro bandas que se llamaban así en todo el mundo, y buscamos un nombre como que más serio. Entonces terminamos el disco EP que produjo Paco Ayala, de Molotov, y con él y Tito empezamos a tirar ideas de nombre, cuando alguien (porque nadie se acuerda bien quién) fue que dijo: ‘Ya, ¡pónganse de nalgas!’. Y al momento se nos hizo un nombre muy fregón, sabíamos muy claramente que nos iba a causar un chingo de pedos pero nos sonaba punk, como a Sex Pistols, por ejemplo.

–¿Qué opinan de que sea un nombre vulgar o políticamente incorrecto?

–Nos encanta. Nosotros decimos que somos las ovejas ñeras de la familia, ¿no? Somos personas que hablamos así, y sin querer, ¿sabes? ¡Así es como se hablaba en nuestras casas! Fue como nos enseñaron a decir las cosas.

Nos mienten en la tele, también en la radio.

Cuerpos quemados, fosas y trincheras.

¿Qué paso mi chingón? ¡Empezaste una guerra!

No está cagado mirar cómo nos quieren chorear,

da lo mismo presidente o policía auxiliar.

Entre tanta basura, secuestro o tortura,

los medios se vendieron, hoy pasamos factura…

–¿Qué les agrada y no de los festivales de rock como Vive Latino?

–Los festivales en México se nos hacen una total genialidad. Los hace Ocesa, sí, pero ¿sabes? Es como si te estuvieras comprando los condones de una chava que te hace coger con el dinero de la mamá. La mamá te da el dinero y te pone el cuarto, ¿no? Al menos la experiencia que nosotros hemos tenido en el Vive Latino ha sido increíble, fue la primera vez que tuvimos un camerino, un trato y un transporte dignos, antes siempre llegábamos en Metro… Hemos tocado el Vive Latino cuatro veces y en todas nos han pagado muy bien. Es suave que haya festivales en Guadalajara, Monterrey, Puebla…

–¿…aunque MTV no transmita su video “Con dinero baila el perro”?

–Eso nos quedó claro desde el día uno que nunca iba a pasar. Saca de onda, pero también nos gusta, mejor underground que mainstream.

–¿Pintores mexicanos favoritos?

–El trabajo de Francisco Toledo. Y también de Oaxaca, Dr. Lakra (Jerónimo López Ramírez) lo está haciendo muy bien.

En cuanto a músicos, “son una cantidad de influencias enorme que hemos sabido tomarlas a través del tiempo”: el Alex Lora de “Abuso de autoridad”, “Ratas” de Rockdrigo… Paco Huidobro, de Fobia, “se nos hace un músico y compositor muy cabrón”. Emmanuel del Real de Café Tacvba, “y repito, los cuatro Molotov son claramente una influencia principal de nuestra banda”. Concluye Karel David, quien estudió además artes plásticas:

“Hay mucho arte musical en México, pero creemos que se puede explotar más y llevar a niveles más chidos de mensaje a profundidad. El rap en nuestro país tiene también cosas muy interesantes.”

Su vocera de prensa, Florencia Saavedra, agregó sobre el videoclip “Con dinero baila el perro”, editado por Nery López, con Lú Soriano y Berenice Rodríguez, en producción de Josué Orduña y Terrícolas Imbéciles:

“De Nalgas, Rapé, Helguera y Hernández retan a la censura con este material para decir con todas sus letras lo que todos pensamos: ¡Estamos hasta la madre y no nos van a parar!”

Este texto se publicó en la edición 2119 de la revista Proceso del 11 de junio de 2017.

Comentarios