Decisión de Trump sobre Cuba “aislará a EU de relaciones interamericanas más fuertes”: Oxfam

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Luego de que el presidente de Estados Unidos anunció un endurecimiento parcial de la política hacia Cuba, el vicepresidente de políticas y campañas de Oxfam en ese país, Paul O’Brien, aseguró que esa decisión es una prueba adicional del nuevo aislacionismo estadunidense.

Es, agregó “un ejemplo preocupante” de las cada vez más numerosas políticas que promueven el aislacionismo general del país.
Con sus políticas, Donald Trump “solo aislará a Estados Unidos de relaciones interamericanas más fuertes, que beneficiarían a toda la población de nuestro continente compartido”, subrayó.

Por su parte, Jerome Fauré, director de Oxfam para Cuba, sostuvo que el anuncio es un regreso a “décadas de políticas fallidas de Estados Unidos” hacia la isla, además de que es el camino equivocado para apoyar un diálogo constructivo y para promover el desarrollo sostenible y la justicia social.

Aseguró que el viraje en la política de Estados Unidos responde sólo “a las opiniones estrechas y distorsionadas de una minoría muy pequeña, pero muy vociferante”.

Resaltó que la nueva política de Estados Unidos hacia Cuba sólo será un obstáculo para nuevas transformaciones en el país caribeño, así como una afrenta al bienestar de las familias en la isla.

De acuerdo con Paul O’Brien, la reversión de las políticas de apertura, que limitarán severamente los viajes y el comercio de Estados Unidos con Cuba, constituye una decisión “decepcionante y perjudicial” para los avances logrados en los últimos dos años en la isla caribeña.

“Ahora es el momento de terminar definitivamente con el embargo de Estados Unidos contra Cuba, no para volver a las fallidas políticas de puertas cerradas del pasado”, consideró el vicepresidente de políticas y campañas de Oxfam en Estados Unidos.

Durante su campaña por la presidencia de Estados Unidos, Trump prometió a los exiliados anticastristas de Miami que daría marcha atrás a la política de apertura del expresidente Barack Obama hacia la isla, y hoy cumplió en parte ese ofrecimiento que le valió el voto de los cubanos para poder ocupar la Casa Blanca.

“El año pasado les prometí ser una voz contra la represión y una voz por la libertad del pueblo cubano. Salieron y votaron. Y aquí estoy, como prometí”, soltó en el teatro Manuel Artime de Miami.

Según Trump, la flexibilización del embargo a Cuba anunciada por su antecesor “no ha ayudado al pueblo cubano y solo ha enriquecido al régimen cubano”.

Asimismo, instó al gobierno de Raúl Castro a hacer cambios en la isla, incluidos la liberación de todos los presos políticos, la convocatoria de elecciones libres y el respeto al derecho a la libertad de expresión y de reunión.

No obstante, las embajadas en Washington y en La Habana permanecerán abiertas, aunque el mandatario estadunidense no nombrará a un embajador.

También continuarán los viajes a la isla en vuelos regulares y cruceros y los cubano-americanos podrán seguir visitando su país y enviando dinero a sus familiares.

Comentarios