Incendio forestal en Portugal deja 62 muertos y 57 heridos

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- Un incendio forestal en la zona de Pedrogao Grande, lo que las autoridades de Portugal han llamado una “tormenta de llamas”, ha dejado hasta el momento 62 muertos y 57 heridos, de acuerdo con reportes oficiales.

De los 57 heridos, seis de ellos se encuentran en grave estado, dijo el secretario de Estado de Administración Interna, João Gomes.

La Policía Judicial lusa (PJ) refirió que el impacto de un rayo en un árbol seco es la causa más probable de este incendio, el más grave de los últimos años en Portugal.

Las autoridades han calificado como “tormenta de llamas” el incendio, debido a que el fuego alcanzó a la mayoría de las víctimas en sus coches, en la carretera nacional 236, que liga las aldeas de Figueiró dos Vinhos e Castanheira de Pêra.

Al menos 30 cadáveres fueron descubiertos carbonizados en sus coches, mientras que otros 17 fueron hallados en plena calle, donde las llamas les alcanzaron mientras intentaban huir a pie.

Otros diez cadáveres fueron hallados en el bosque, donde las autoridades piensan que los fallecidos se adentraron en su búsqueda desesperada de auxilio.

Protección Civil confirma que entre las víctimas mortales hay varios niños.

El gobierno de Portugal decretó tres días de luto nacional por las víctimas del incendio.

El Papa Francisco rezó tras el Ángelus dominical por las víctimas mortales y los damnificados en el incendio registrado y expresó su “cercanía al querido pueblo portugués”.

“Transmito mi cercanía al querido pueblo portugués, golpeado por un incendio devastador que ha provocado muertos, heridos y destrucción”, señaló el pontífice desde una ventana del Palacio Apostólico, donde tradicionalmente preside el rezo del Ángelus.

Más de 700 efectivos procedentes de Coimbra, Lisboa, Setúbal y Évora participan en la lucha contra la conflagración. También participan dos aviones Canadair -uno de ellos procedentes de España-, y dos aviones apagafuegos del 43 Grupo del Ejército del Aire, procedentes de la Base Aérea de Matacan, Salamanca, y la unidad del Ejército del Aire en Torrejon, respectivamente.

Comentarios