“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

“Las batallas en el desierto”, en voz de Juan Manuel Bernal, en Bellas Artes

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Para el actor, Juan Manuel Bernal Las batallas en el desierto, de José Emilio Pacheco, es una historia sencilla pero no fácil; atrapa desde el momento en el que se comienza a leerla y no se para hasta terminar y se debe, observa, a la manera “magistral” en la cual está escrita.

Al confesarse “un gran admirador” del también autor de Morirás lejos, Los elementos de la noche, Irás y no volverás y El principio del placer, entre otras obras, el actor de cine, teatro y televisión, nacido en la Ciudad de México en diciembre de 1967, expresa:

“Leer Las batallas en el desierto para mí es abrir la puerta a una gran nostalgia. Es reencontrarme con esos sentimientos que me causó el libro la primera vez que lo leí, hace ya algunos años, y espero contagiar con ellos al público”, según se destaca en un comunicado del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA)

Protagonista de Obediencia perfecta, película en la cual interpretó al padre Marcial Maciel, Bernal participará en el ciclo Leo… luego existo, organizado por el INBA, este domingo 25 al mediodía en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, en donde leerá fragmentos de Las batallas en el desierto.

Se considera afortunado por haber crecido leyendo y dice que “aunque suene a lugar común”, uno de los autores que más lo han marcado es el colombiano Gabriel García Márquez, “de quien ya leí toda su bibliografía, porque creo que su realismo mágico tiene que ver con el trabajo del actor, un trabajo con la imaginación”.

También reconoce la huella que le han dejado autores como Stendhal, Julio Cortázar, Juan Rulfo, y desde luego Pacheco. Como actor lo han influenciado William Shakespeare, Sor Juana Inés de la Cruz, Lope de Vega, Federico García Lorca y Henrik Ibsen:

“No podría hablar específicamente de uno solo. Todos son tan diferentes y tienen su propia magia que a uno solamente le queda ponerse flojito y cooperando para ser atrapado.”

Por ahora dice estar leyendo Ojos de perro azul, de García Márquez, y Diario de Burdeos, de la promotora cultural Antonieta Rivas Mercado. Lo importante, en su opinión, es dejarse llevar, no obligarse a leer, sino encontrar la historia que atrape y, “eso sí”, apagar el celular, pues es “el peor enemigo del momento del lector”.

La entrada al ciclo de lectura en Bellas Artes (avenida Juárez y Eje Central, Centro Histórico) es libre.

Comentarios