Asesinan a dos taxistas en Querétaro en los últimos 15 días

QUERÉTARO, Qro (apro).- En las últimas dos semanas, dos taxistas fueron asesinados en Querétaro: uno degollado al norte de la ciudad y el otro fue localizado en un canal, en la localidad de Chichimequillas, del municipio de El Marqués.

El caso más reciente es el de Rodolfo León Martínez, quien salió de su domicilio el 25 de junio a las 10 de la mañana, pero después de ese momento familiares confirmaron que perdieron contacto con él, hasta el pasado 28 de junio en que fue localizado sin vida.

“El evento fue reportado a la línea de emergencias por vecinos del lugar y se envió unidad policial. Al arribar junto con una ambulancia se confirmó el hecho, descubriendo que la persona ya no contaba con signos vitales”, según el reporte que le notificaron a la Secretaría de Seguridad Pública y Tránsito y que compartió el área de prensa de El Marqués.

Este crimen se suma al asesinato de José Antonio Morales Mendoza, ocurrido el 14 de junio, quien había laborado durante 35 años como taxista en Querétaro, y había expresado a su familia su hartazgo porque lo asaltaran.

José Guadalupe, hermano de José Antonio, relató que su hermano había sido asaltado en dos ocasiones, por lo que manifestó a su familia que la próxima ocasión se resistiría.

“Le daba coraje que le quitaran el sustento para su familia”, explicó su hermano, quien lamentó que aún cuando intentaron convencerlo para que desistiera de esas ideas, su hermano terminó degollado.

“Decide defenderse; el tipo de atrás, un cuchillo –según versiones, de los ‘cebolleros’ que le llaman– se lo pone en el cuello. Él trata de empujar el cuchillo hacia adelante, el delincuente lo hiere de la mano, lo hiere, pero a la hora en que se zafa el cuchillo le pega en la vena y le sigue el trayecto hacia todo el cuello. Pierde el control del vehículo, brinca un tope, se va; brinca un camellón y se estrella de lleno contra un poste en una casa”, narró José Guadalupe, quien platicó con testigos del hecho.

En este caso, familiares y vecinos acusaron que la respuesta de la Policía fue lenta, pese a que cerca de donde ocurrió el crimen están ubicados dos módulos de seguridad: uno en la colonia El Rocío y otro en El Tintero.

“Los módulos sirven para que descansen los policías. Ahorita voy. Esa no es mi zona (…). Aún haciendo el reporte los vecinos, compañeros de él llegaron antes que la policía”, lamentó su hermano José Guadalupe.

“¿Necesitan que lo maten en frente de ellos para que lo puedan agarrar? ¿Necesitan eso? ¿Qué lo maten enfrente de un módulo de seguridad? ¡Por Dios!”, añadió su familiar.

De los primeros cinco meses de este 2017, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) tiene registro de 189 homicidios en el estado de Querétaro, 66 de estos clasificados como dolosos.

En campaña se indignaba

A finales del sexenio pasado, cuando gobernaba el priista José Calzada, el entonces candidato y ahora gobernador panista, Francisco Domínguez Servién, envío a uno de sus colaboradores a realizar proselitismo durante el entierro de un taxista en el panteón El Cimatario.

“Créanmelo, yo me comprometo, me comprometo a que de verdad voy a hacer ruido como no tiene idea, y si es necesario que me pare afuera de la casa del procurador lo vamos a estar haciendo”, ofreció Luis Enrique Ochoa Aguilar a los deudos.

El panista portaba una playera del candidato Francisco Domínguez y los logotipos del Partido Acción Nacional (PAN).

Ochoa aseguró a los familiares que iba de parte del candidato, y argumentó que su presencia no estaba relacionada con la campaña del PAN.

“Nosotros vamos a hacer ruido y no por una campaña, yo les vuelvo a repetir, pueden buscar la tumba, Salvador Reynoso Aguilar, mi tío, fue taxista y esto cuando me mandaron, que no sabía cómo iba a llegar, gracias a Dios me está dando las palabras”, (sic), les dijo.
En aquél momento que aspiraba a gobernar Querétaro, el enviado del entonces gobernador transmitió en mensaje de indignación del ahora mandatario.

En el lugar hubo personas que dijeron estar dispuestas a cerrar calles, a lo que el colaborador del candidato del PAN respondió: “¡Claro! Vamos a hacer ruido, se los juro”.

Y añadió: “Créanme que esto no se va a quedar así, créanmelo, yo me comprometo a que esto va a sonar y va a sonar fuerte, y de verdad, yo le aseguro que mucha de la gente que trabaja detrás de un volante, llámese un taxista, llámese un chofer de un microbús, llámese una persona común que esté detrás de un vehículo, vamos a luchar porque esto se vuelva, se vuelva algo claro, y que realmente esto no vuelva a suceder y que si sucede que paguen en el momento”.

En entrevista con Apro, aquella ocasión, Luis Enrique admitió que fue al cementerio como enviado del candidato del PAN a gobernador: “Es la primera vez que nos acercamos por parte de nosotros, directamente a la gente, por parte propia y por cuestión personal hemos hecho acercamiento con las familias y no necesariamente por alguna situación como esta tragedia”.

Ahora como gobernador, Francisco Domínguez Servién ha guardado silencio ante los asesinatos de taxistas durante se sexenio, así como ante las exigencias de familiares José Antonio Morales Mendoza, quienes no quieren que el crimen quede impune.

Durante el entierro de José Antonio Morales Mendoza esta vez no llegó Luis Enrique Ochoa Aguilar ni algún otro enviado del actual gobernador.

Comentarios