Seguidores de Nicolás Maduro golpean a diputados; SRE condena los ataques

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Un grupo de personas afines al gobierno venezolano de Nicolás Maduro ingresó hoy en la sede de la Asamblea Nacional, controlada por los partidos de oposición, golpeó a cinco trabajadores y siete diputados –uno está herido de gravedad– y robó a varios de los presentes.

Después del ataque, los diputados aprobaron la convocatoria de un referendo consultivo para el próximo domingo 16, en el cual se pedirá a los venezolanos si aprueban la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) propuesta por el gobierno.

El diputado de oposición Stalin González calificó más tarde lo ocurrido como un “secuestro” perpetrado por “paramilitares”.

Nicolás Maduro, por su parte, condenó la violencia y se deslindó del suceso, llamando a la “paz para Venezuela”.

Ayer, Maduro aseveró que el referendo consultivo deseado por la oposición era “inconstitucional”, y hoy reiteró que el país contará con una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) el próximo 30 de julio.

La diplomacia mexicana condenó enseguida los ataques contra la sede legislativa, a los que calificó de “inaceptables e inadmisibles”.

En un boletín, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) deploró que el asalto aleja “aún más a Venezuela de la senda democrática”, y reiteró la preocupación del gobierno mexicano ante la “ruptura del orden democrático que existe en ese país, donde se ha desconocido a la Asamblea Nacional”. Añadió que “los hechos de hoy amplían esta ruptura”.

La Cancillería mexicana adoptó una postura muy crítica ante la administración de Maduro desde principios de año, acción que desató roces diplomáticos entre los gobiernos de México y Venezuela; ambos se denunciaron –en boletines, declaraciones a la prensa y foros internacionales– por violar los derechos humanos y políticos de sus pueblos.

En varias ocasiones, la SRE mexicana urgió a Maduro a abandonar su idea de convocar a una ANC, le pidió establecer una agenda para realizar elecciones y le exigió liberar a los “presos políticos”; a la par, llamó al gobierno y los partidos de oposición a conseguir una solución “por la vía del diálogo” a la grave crisis que sacude Venezuela.

Comentarios