Canadá ofrecerá disculpas e indemnizará al “niño soldado”

MONTREAL (apro).- El martes 4 el diario The Globe and Mail de Toronto, citando una fuente gubernamental, informó que el abogado de Omar Khadr y los enviados de la administración de Justin Trudeau alcanzaron recientemente un acuerdo: el “niño soldado” recibirá 10.5 millones de dólares canadienses junto con disculpas oficiales para cerrar uno de los casos más sonados de los últimos años en este país.

Más aún, un funcionario que ha seguido de cerca este asunto confirmó la noticia a la cadena Radio-Canadá.

En 2002, Omar Khadr fue herido y capturado en Afganistán por militares estadunidenses en un enfrentamiento con simpatizantes de Al Qaeda. Tenía 15 años en ese entonces.

Sin importar que fuera menor de edad, “fue acusado de terrorismo y encarcelado 10 años en Guantánamo, donde fue objeto de torturas, negligencia médica y procesos judiciales viciados. Tras su liberación, demandó a su gobierno por haberlo dejado a su suerte, a pesar de que en su caso se violaron las convenciones internacionales que protegen a los menores de edad. Espera una compensación económica y, por lo menos, disculpas públicas”, se destaca en el reportaje “El niño soldado pide justicia”, publicado en la edición 2122 de Proceso, actualmente en circulación.

Denis Edley, abogado de Omar Khadr, había presentado una demanda contra el gobierno canadiense por 20 millones de dólares, ya que su cliente no recibió el trato acordado a un menor por distintos convenios internacionales.

Asimismo, las autoridades canadienses colaboraron con las de Estados Unidos al compartir información y al participar en interrogatorios. La Suprema Corte de Justicia de Canadá había fallado que no se respetaron los derechos de Khadr establecidos en la Carta canadiense de derechos y obligaciones.

De igual manera, distintas organizaciones internacionales habían denunciado el trato a este ciudadano canadiense.

Trudeau declaró el martes 4 lo siguiente en su gira por Irlanda, a pregunta de los periodistas: “Hay un proceso judicial desde hace varios años sobre este caso. Anticipamos que va a llegar a su fin próximamente”.

Khadr, que ahora tiene 30 años, había sido condenado por un tribunal militar a ocho años de prisión. Los jueces habían contemplado en un principio 40 años de pena, pero la defensa de Khadr consiguió un acuerdo para reducir la sentencia. Fue condenado por la muerte del soldado Christopher Speer, por intento de asesinato de otros militares y por pertenencia a un grupo terrorista, aunque varios expertos señalaron que el proceso había estado repleto de fallas.

Las reacciones en Canadá no se han hecho esperar: algunos políticos y ciudadanos de a pie han aplaudido el acuerdo; otros más denuncian la clemencia hacia Khadr y el hecho de que recibirá una suma millonaria proveniente de las arcas gubernamentales.

Pero las respuestas van más allá: Thabita Speer, viuda del soldado asesinado supuestamente por Khadr, ha exigido que se le destine el dinero en vez de que llegue a manos del canadiense.

Comentarios