En 10 años, 4.8% de la propiedad ejidal y agraria del país pasó a manos privadas: Inegi

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La propiedad social de la tierra -ejidal y de comunidades agrarias- se ha desplomado en los últimos 10 años al pasar de 51.1% del total nacional en el 2007 a 47.3% en el 2016, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al dar a conocer el Mosaico Nacional de los Terrenos Rurales, señaló que, en contraste, la superficie de propiedad privada creció durante el mismo periodo casi cinco puntos porcentuales, al pasar de 38.8% del total nacional a 43.6%. Es decir, la mayoría de los terrenos rurales están en manos privadas.

No es poca cosa. Según la Actualización del Marco Censal Agropecuario (AMCA), en materia de tenencia de la tierra los resultados muestran que de los 9.3 millones de terrenos a lo largo y ancho del país, 7.1 millones (76.3%) corresponden a la propiedad social, es decir, a ejidos y comunidades agrarias, los cuales ocupan una superficie de 101 millones de hectáreas, que equivalen a 53.1% de los 190.3 millones captados del área rural.

Esto, según lo declarado por los informantes, puede diferir de la superficie registrada ante el Registro Agrario Nacional.

Por su parte, la propiedad privada muestra una situación opuesta, ya que mientras los 1.9 millones de terrenos de este tipo de propiedad representan 20.9% del total, la superficie que ocupan asciende a 41% de la nacional, lo que significa que el tamaño promedio es superior a las demás formas de tenencia.

Características generales

De acuerdo con el organismo de estadística, los 9.3 millones de terrenos ocupan una superficie de 190.3 millones de hectáreas, que representan 96.9% de la superficie total del país, misma que asciende a 196.4 millones de hectáreas.

Los 6.1 millones restantes corresponden, tanto a áreas urbanas como a las que se ha ocupado con infraestructura medida, es decir, carreteras y cuerpos de agua, cauces de ríos y arroyos.

A diferencia del número de terrenos que en su mayoría se concentran en el centro y sur del país, la mayor superficie se ubica en la parte norte, lo cual es un dato conocido, pero ahora se sabe que el número de terrenos en esta zona es menor, aunque proporcionalmente son más grandes que en el resto del país.

De hecho, cuatro entidades tienen una superficie rural mayor a 10 millones de hectáreas cada una: Chihuahua 24.3 millones, Sonora 17.8 millones, Coahuila 14.7 millones y Durango 12.1 millones de hectáreas. En conjunto, estos cuatro estados concentran 36.3% de la superficie rural total del país.

Una comparación del número de terrenos por entidad federativa muestra que seis de ellas tienen más de 500 mil terrenos cada una y, en conjunto, concentran 45.3% del total.

Así, Veracruz tiene el mayor número, con 890 mil terrenos y le siguen en orden descendente: Estado de México con 874 mil, Chiapas con 742 mil, Puebla con 687 mil, Hidalgo con 517 mil y Michoacán con 507 mil terrenos rurales.

Concentración en los grandes productores

Según el Inegi, de un total de 7.6 millones de terrenos de grandes, medianos y pequeños productores agropecuarios y forestales, 0.2% corresponden a los grandes productores y concentran 14.7% del total de la superficie, lo que significa que cada gran productor tiene en promedio 94 hectáreas, mientras que los medianos y pequeños productores tienen 13 hectáreas en promedio cada uno.

Por tipo de actividad, las entidades con superficie mayoritariamente agrícola se ubican en el centro y sur del país, en donde seis estados tienen 50% o más de su superficie dedicada principalmente a la dicha actividad, destacando Tlaxcala con 76%, Oaxaca con 62% y Chiapas y Guerrero con 56%.

Por su parte, las entidades que dedican la mayor superficie a la actividad pecuaria son aquellas localizadas en la región Norte y el Golfo de México, así como en el Occidente. Cuatro entidades reportan 50% o más de su superficie con actividad principalmente ganadera, entre las que destacan Tabasco con 63%, Sonora con 57% y Veracruz con 54%.

En México, un millón 66 mil terrenos reportan tener como actividad principal la ganadería, de los cuales 77.9% tienen bovinos. En 7.1% tienen aves de corral, porcinos, ovinos, caprinos y colmenas, y en el 15% restante se tienen otras especies.

Mientras que de los 62 mil 873 terrenos que reportaron tener como actividad principal la forestal, en 32.7% se explota el pino, siguiéndole en orden de importancia la resina con 5.6%, así como el encino y el cedro con 5% cada uno.

Sin presupuesto para la segunda etapa del AMCA

De acuerdo con el Inegi, la actualización del Marco Censal Agropecuario fue la primera de dos etapas en que estaba planeada la realización del Censo Nacional Agropecuario 2017.

Con los datos obtenidos, se realizaría el Censo durante el presente año, en el que se levantarían los cuestionarios censales para recabar información más detallada de las unidades de producción, sus diversos cultivos o especies y sus volúmenes de producción, entre otros.

No obstante, la institución encabezada por Julio Santaella señaló que “debido a la falta de presupuesto, la segunda etapa no pudo ser realizada en 2017, como estaba planeado. Sin embargo, el marco censal que se presenta hoy será fundamental para el levantamiento de la Encuesta Nacional Agropecuaria este mismo año y, de esta forma, obtener información sobre este sector de la economía nacional”.

La Actualización del Marco Censal Agropecuario (AMCA) 2016 es un proyecto que se planteó como objetivo principal realizar una enumeración exhaustiva de todos los terrenos rurales existentes en el país, que permitiera conocer sus características y obtener, por primera vez en la historia de México, el mosaico de terrenos a un máximo nivel de detalle geográfico y estadístico.

Acerca del autor

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Comentarios