Fallece el influyente exvocero del Vaticano, Joaquín Navarro Valls

CIUDAD DE MÉXICO (apro).— El periodista español Joaquín Navarro Valls, quien durante 22 años fue vocero del Vaticano, durante los papados de Juan Pablo II y Benedicto XVI, falleció ayer miércoles en Roma a causa de un cáncer.

Navarro Valls fue el primer portavoz de la Santa Sede que no era de origen italiano. Fue además un laico que, antes de dedicarse al periodismo, estudió medicina y psiquiatría.

Oriundo de Cartagena, en Murcia, España, donde nació en noviembre de 1936, Navarro Valls fue nombrado vocero del Vaticano por el Papa Juan Pablo II, en 1984.

Muy pronto ganaría fama como comunicador eclesiástico porque, utilizando un lenguaje muy simple, solía aparecer en los medios televisivos explicando las enseñanzas de la Iglesia para un público muy amplio.

Tal era su influencia que el mismo Papa Juan Pablo II —quien también supo utilizar los medios de comunicación masiva— le dio acceso directo a su círculo más íntimo, como nunca antes ningún otro vocero lo había logrado.

Wojtyla también se valió de Navarro Valls para encargarse de importantes misiones diplomáticas que estaban fuera de sus atribuciones formales. Por ejemplo, en 1998, lo envió a Cuba para negociar directamente con Fidel Castro los pormenores de la visita que ese mismo año haría el Papa a la isla.

En una reunión que se prolongó toda una noche, entre habanos y ron, Navarro Valls logró convencer a Fidel Castro de que reincorporara el festejo de la Navidad en Cuba, y como un día feriado de carácter religioso, algo que se había suprimido tras el triunfo de la Revolución Cubana.

Navarro Valls acompañó a Juan Pablo II en prácticamente todos sus viajes internacionales. Y al morir éste, en 2005, su sucesor Benedicto XVI lo mantuvo en el cargo por más de un año, para ayudarlo en la transición.

Fue así como, hasta 2006, el laico español se encargó de todos los asuntos de la Santa Sede relacionados con la comunicación.

Su último cargo fue como presidente del Consejo Asesor de la Universidad Campus Biomédico de Roma, ya que tenía estudios de medicina. Al fallecer, Navarro Valls tenía 80 años de edad.

Comentarios