Juez vincula a proceso a novio de Lesvy por homicidio simple, no por feminicidio

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- A pesar de las inconsistencias, las contradicciones y las marcas de violencia encontradas en el cuerpo de Lesvy Berlín Rivera Osorio, cuyo cadáver fue encontrado dentro de las instalaciones de Ciudad Universitaria, el juez de control del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México (TSJ-CDMX), Cristian Ricardo Franco Reyes, vinculó a proceso a Jorge Luis González Hernández, la pareja sentimental de la víctima, por homicidio simple doloso y no por feminicidio, como pretendían los familiares y representantes legales de la joven.

Luego de escuchar la resolución del juez en la audiencia realizada en una sala del TSJ, la defensa de la familia de Lesvy Berlín anunció que apelará dicha decisión, pues el juez argumentó un problema de tecnicismo, cuando simplemente “tenía que hacer una interpretación con perspectiva de género”.

Al término de la audiencia, representantes del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria y el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio (OCNF) -parte del equipo de asesoría de la familia de Lesvy- informaron que lograron desacreditar y obtener la nulidad de la necropsia psicológica con la que se descalificó a la joven y a su familia. Sin embargo, lamentaron que eso no haya alcanzado “para poder obtener la vinculación por feminicidio” de González Hernández.

Los abogados también afirmaron que se amplió el plazo para la investigación complementaria hasta el 10 de noviembre de este año, por lo que el Centro dispondrá de cuatro meses para fortalecer los elementos de la acusación y presentar otros peritajes que puedan acotar que el imputado es el responsable del feminicidio de la joven de 22 años ocurrido el pasado 3 de mayo.

Las agrupaciones explicaron que acudieron a la audiencia para demandar la reclasificación del delito para que Jorge Luis González Hernández fuera procesado y enjuiciado por feminicidio. Sin embargo, el juez de control determinó que éste fuera vinculado a proceso por homicidio simple doloso “por comisión de omisión” y le ordenó permanecer bajo prisión preventiva oficiosa en el Reclusorio Preventivo Varonil Oriente.

“Ello demuestra que privilegiaron un testimonio lleno de contradicciones. El juez podía hacer la vinculación por feminicidio, pero no lo hizo. Vamos a insistir porque tenemos los elementos suficientes para que se le vincule por feminicidio”, mencionaron los defensores.

Las pruebas

Araceli Osorio, madre de Lesvy Berlín, explicó que la PGJ-CDMX mintió sobre el supuesto fotograma en el que se observa la hora, el minuto y el segundo en el que la estudiante presuntamente se quitó la vida con un cable de teléfono enredado en el cuello, en el bajo puente que conecta el Anexo de Ingeniería con la Facultad de Química en Ciudad Universitaria.

Por el contrario, aseguró que “lo que sí es visible” en el video -que la Procuraduría le entregó a ella y a la defensa apenas el pasado jueves 6, luego de anunciar su hipótesis de que la joven se suicidó enfrente de su novio- es el momento en que su pareja, Jorge Luis González Hernández, la golpea en la cara con la cadena de su perro.

Acompañada de Sayuri Herrera, representante de la familia de Lesvy e integrante del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, la señora Osorio detalló que en el resultado de la necropsia se contabilizaron más de siete lesiones que su hija no pudo provocarse ella misma: Tenía heridas en la cabeza, el tobillo, la cara, una cicatriz en la pierna -como de quemadura de cigarro- y una en la nariz, dijo.

De acuerdo con el análisis de la defensa, González Hernández cambió la versión de su testimonio por lo menos en ocho ocasiones. Y aunque el juez de control reconoció ese hecho, dijo que el inculpado sólo “varió un poco en sus versiones”.

Por ejemplo, el agresor aseguró que tras discutir con la joven abandonó las instalaciones de CU, pero los videos que la UNAM entregó a la Procuraduría mostraron que el sujeto continuó dando vueltas por el campus y que hasta agredió a la mascota de la joven.

Otro elemento de prueba que la defensa de la familia de la víctima presentó ante el juez para reclasificación del delito -y que no fue considerado por el juzgador- fue el testimonio de dos compañeras de Lesvy que dijeron ser testigos de la violencia física que ésta sufrió antes de su muerte. Incluso, agregaron que una vez vieron cómo el agresor la lesionó con la cabeza.

“Por estas pruebas existían elementos suficientes para hablar de feminicidio: el cuerpo se expuso, hay signos de violencia física, un contexto de violencia… Estas pruebas están en la misma carpeta de investigación de la PGJ; sólo era cuestión de que las tomaran desde una perspectiva de género”, indicó la defensa.

Ante estos argumentos, añadió: “Se está privilegiando un testimonio lleno de mentiras, de ‘ligeras variaciones’, en lugar de pruebas científicamente sustentadas”.

Peor aún, denunció que el imputado no fue tratado “como el principal sospechoso” del crimen, sino como testigo y posteriormente como víctima, por lo que él sí tuvo acceso a la carpeta completa de investigación, además de que contó con asesoría legal de al menos tres defensores de oficio.

Por lo anterior, los representantes del Centro de Vitoria, el OCNF y la familia de Lesvy acusaron a la PGJ y al TSJ capitalinos, así como al jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, de ser cómplices en la negativa del esclarecimiento y reconocimiento del feminicidio de la joven y, en general, de las muertes de mujeres en la capital del país.

“Qué lástima que el valor de la vida del sexo femenino sea menor que el de un hombre en esta ciudad. No queremos vivir en una ciudad en la que las autoridades encargadas de procurar justicia sean cómplices de los criminales”, dijeron.

Araceli Osorio finalizó: “El único mensaje que las autoridades le están enviando a la ciudadanía es que en esta ciudad pueden matar mujeres y no pasa nada. Te responsabilizamos a ti, Miguel Ángel Mancera de las futuras muertes de las mujeres en esta capital, que por más que pintes de rosa, prevalecerá su color verdadero, el rojo, de tanta sangre”.

UNAM, apoyo “insuficiente”

En entrevista con Apro, Lourdes Enríquez, del Centro de Investigaciones en Estudios de Género y del Grupo Interdisciplinario de Universitarias Expertas en Género de la UNAM -formado el pasado 11 de mayo, exclusivamente para apoyar la investigación del caso Lesvy- consideró que la Universidad Nacional debe exigir una investigación a fondo y con perspectiva de género de los casos de feminicidio ocurridos dentro de su campus, incluido el de Lesvy Berlín.

Afuera del TSJ-CDMX y antes de conocer la resolución del juez, la maestra en Derecho sentenció que las autoridades universitarias no pueden ser cómplices de las versiones de suicidio y los “carpetazos” de la Procuraduría capitalina sobre las muertes de mujeres en sus instalaciones.

La también asesora legal del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG) criticó que la actuación de las autoridades universitarias ha sido “insuficiente”, aun cuando la madre de Lesvy es trabajadora sindicalizada de la UNAM.

A decir de la investigadora, aun cuando el debido resguardo del lugar donde fue hallado el cuerpo de la víctima es competencia de la PGJ-CDMX, la Universidad no activó ningún protocolo para vigilarlo, pero aún “cuando existen periciales que no se han desahogado”.

Enríquez aseguró que el grupo de Académicas en Acción Critica -de la que también forma parte- ya pidió a la máxima casa de estudios “cercar el área” durante el periodo vacacional, para evitar que pueda tener modificaciones en perjuicio de la investigación.

También consideró “mañoso” que la PGJ haya dado a conocer su dictamen justo en periodo de vacaciones, “cuando la comunidad y autoridades universitarias no pueden reaccionar”.

Finalmente, pidió a la Universidad tener mayor sensibilidad en estos casos. “La muerte de Lesvy tiene que mover a la UNAM”, dijo.

Comentarios