Comando desaloja a activistas que se oponen a derribo de árboles en Paseo Tollocan

TOLUCA, Edomex. (apro).- Alrededor de 11 activistas que montaban guardia desde hace 22 días para evitar la construcción de un acceso directo al centro comercial Galerías Toluca, debido a que implicaría el derribo de 230 árboles del Paseo Tollocan, fueron desalojados violentamente esta madrugada por un comando integrado por alrededor de 30 personas encapuchadas.

Los afectados, miembros de la agrupación Conciencia, Crítica y Acción, del Observatorio Ciudadano de Género y Periodismo, y de Activismo México, responsabilizaron de los hechos al gobierno que encabeza el priista Eruviel Ávila.

“A través de las pruebas con las que contamos, podemos asegurar que miembros del grupo armado forman parte de la policía, por ello responsabilizamos al gobierno del Estado de México, a la empresa Galerías Toluca y a quienes resulten responsables de estos hechos”, señalaron.

Unas horas antes, la organización Abracemos Tollocan, liderada por la familia Medina Peralta (Gabriel, regidor perredista de Toluca, y Mario, exintegrante del cabildo, entre los más visibles), y Fundación Tláloc, de Carlos Mendieta, anunciaron su retiro del campamento, arguyendo que ganaron la causa.

Los perredistas (quienes además se llevaron consigo el apelativo Abracemos Tollocan con el que habían abanderado la causa) no fueron secundados por las demás organizaciones, quienes los acusaron de sólo buscar reflectores políticos y beneficios, con la intención de constituirse en voceros oficiales del movimiento.

Al filo del cambio de guardia, alrededor de las 3:40 horas, de al menos cuatro camionetas cerradas tipo Explorer descendieron unos 30 encapuchados para golpear a los activistas, amenazarlos y destruir su campamento.

Jorge Sapién, uno de los desalojados, refirió que en ese momento en el lugar se encontraban dos adultos mayores (él y su esposa) y nueve jóvenes estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM).

“Calculamos que eran cerca de 30 personas, un comando armado, paramilitar por su forma de vestir y expresarse, venía con la consigna de amedrentarnos, amenazarnos”, acusó.

El afectado narró que durante alrededor de 20 minutos fueron sometidos, las mujeres toqueteadas, los hombres golpeados, les quitaron identificaciones, celulares, carteras y agendas, y destruyeron el campamento.

“Ya párenle a su desmadre porque mi patrón está ofreciendo mucho dinero; le paran o se los va a llevar la chingada”, indicó que gritaron los agresores.

Por la mañana, el gobernador Eruviel Ávila rechazó la autoría del desalojo, aseguró ser respetuoso de la libertad de expresión y comprometió una investigación seria para detener a los responsables de las agresiones.

Por sugerencia de sus clientes, hace unos días Galerías Toluca declinó, vía sus redes sociales, en su intención de derribar los árboles.

El propio Ávila Villegas comprometió no derribar un solo árbol mientras la UAEM realizaba un estudio de impacto ambiental.

Sin embargo, el rector Alfredo Barrera aclaró que la casa de estudios ya había emitido una primera opinión, ya que encontró inviable la obra, debido al impacto ambiental que representaría, y planteó la necesidad de un proyecto de movilidad alternativo, integral y sustentable.

 

Comentarios