“El Yugo Zeta” en Coahuila: control de penales, secuestros, matanzas, quema de cuerpos…

Ganadores del Ariel se pronuncian contra la corrupción, los privilegios y el abuso de poder

CIUDAD DE MÉXICO, (apro).- Al recibir el Ariel como Mejor Actor en el Palacio de Bellas Artes, el protagonista de la película “La 4ª compañía”, Adrián Ladrón, se dijo preocupado porque “este país está desapareciendo, ya que desaparecen las personas, las familias, las creencias, pero no el abuso de poder, la corrupción y los privilegios de unos cuantos”.

Mientras toda la comunidad cinematográfica guardaba silencio para escucharlo él señaló:

“Desaparece el dinero destinado a la cultura, a la educación y a la salud, pero no los bonos y los altos sueldos de los funcionarios, diputados, senadores y demás supuestos servidores públicos. Faltó muy poco para que esta ceremonia desapareciera (debido a la reducción del presupuesto a la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas). No falta tanto para que desaparezca el derecho a pisar el suelo, a beber el agua, a respirar el aire, si no hacemos algo al respecto.”

Continuó sobre el estado del cine mexicano:

“La situación de la industria cinematográfica no va a cambiar hasta que seamos capaces de organizarnos para que en el campo legislativo se haga lo necesario para que las películas mexicanas tengan mejores condiciones de exhibición. Defendamos nuestro derecho de hacer arte en este país, invirtamos en la creación de cines independientes donde la cartelera sea predominantemente mexicana a precios más accesibles, no permitamos que nos sea negado nuestro derecho a la libertad de expresión, a la salud, a la seguridad y a la paz.

“En palabras de José López Portillo: ¡es ahora o nunca!

Esta película habla de un momento en la historia de este país en que los representantes de la escena política comenzaron a pactar abiertamente con el crimen organizado, un momento en que se normalizó la corrupción, la violencia y cuyas consecuencias sólo han crecido en dimensión y sobre todo en un cinismo enfermo por parte de aquellos que, ciegos de poder, en lo que menos están interesados es en el bienestar de su pueblo. Habla también de la pérdida de la inocencia, esa inocencia que aún tuvimos oportunidad de vivir las generaciones, hijos de aquellos que, siendo jóvenes, aprendieron que levantar la voz era motivo para ser encarcelado, desaparecido o asesinado. Esta película habla también del miedo a la libertad, porque este país quiere ser libre pero no sabe cómo y no quiere asumir esa responsabilidad.”

Y arremetió:

“La cárcel es un gran negocio, así como la guerra y la pobreza.

“Todos en este país sabemos la cantidad de delitos y abusos que vivimos a diario pero lo que no alcanzamos a entender es que estas cosas ocurren sólo porque nosotros las permitimos. Denunciemos la corrupción y el abuso en cada una de sus formas, pero primero seamos capaces de observar la corrupción que hay en cada uno de nosotros. Hasta que no seamos capaces de cambiar como individuos, no podremos aspirar a vivir en un país mejor.”

Finalizó: “Yo no sé cuál es la respuesta, pero se me ocurren algunas cosas: informarnos, reunirnos, organizarnos, dejar de creer que luchar por defender nuestros derechos no es una necesidad tan vital como tener techo y comida, porque lo es. Dejar de esperar que sea yo el que sufra las consecuencias de la violencia que vivimos; escucharnos, pensar en el otro, ser hermanos, estar unidos. Ya con eso estaremos haciendo bastante, porque la verdadera revolución es una forma de pensar y de actuar.”

“La 4ª compañía”, dirigida por Amir Galván y Mitzi Venessa, recuerda cómo Durazo ordenaba a un grupo de presos de Santa Martha Acatitla que salieran por las noches a robar, pero no podían fugarse. Según los directores se basaron en información de la revista Proceso. Esta cinta aún no se estrena ni cuenta con distribuidor.

Luego, el primer artista José Carlos Ruiz, quien también ganó la estatuilla como Mejor Actor por la cinta “Almacenados”, de Jack Zagha, manifestó:

“Esta ceremonia tan importante estaba a punto de no llevarse a cabo porque no había fondos y es una vergüenza, de verdad, que haya tanto dinero que se va de las manos de todos nosotros, quien sabe dónde… pero sí sabemos dónde. Es tantísimo dinero que seguramente no sirva para nada, cuando se tiene tanto dinero supongo que no se disfruta, no hay que tener apenas lo necesario para disfrutar la vida”.

Además, Tatiana Huezo, directora de “La tempestad”, que ganó Mejor Largo Documental, triste y casi a punto de llorar mencionó:

“Ante este desencanto de sentir que el rumbo de lo que está pasando en México parece irreversible, inevitablemente me pregunto si tiene sentido hacer cine, si realmente sirve para algo”.

Esta cinta se centra en tres mujeres, dos de ellas buscan a sus hijos desaparecidos y la otra narra cómo se la llevan a la cárcel sin cometer delito alguno y la presentan ante la prensa como secuestradora, y tres años más tarde la dejan en libertad porque no hay pruebas de que es culpable.

La actriz Isela Vega, quien recibió el Ariel de Oro por su trayectoria, también se refirió a la corrupción y la violencia que padece México y la falta de valores: “Ya no se habla de honor ni ética, ya ni saben las nuevas generaciones que son y en qué consisten”.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha.

Comentarios