Antes de ser ejecutado, agente acusó a SSP-Guerrero de proteger la entrada de droga a penales (Videos)

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Días antes de ser ejecutado el viernes 30 de junio, Jesús Hernández Ramírez, policía estatal y escolta del capitán Amadeo Tiburcio Paulino, director de Seguridad y Custodia de los reclusorios en la entidad, advirtió sobre la red de complicidades entre funcionarios del gobierno de Héctor Astudillo y grupos delictivos para ingresar droga en los penales de Acapulco y Chilpancingo.

Lo anterior fue una semana antes del 6 de julio, cuando ocurrió la masacre en la cárcel de Las Cruces -que dejó oficialmente 28 muertos y tres heridos-. En dicha advertencia, el uniformado aseguró que el secretario de Seguridad Pública estatal (SSP), Pedro Almazán Cervantes, y el subsecretario del Sistema Penitenciario, Miguel Ángel Alonso Orihuela Hernández, deciden “lo que se hace y no se hace” en las cárceles.

La versión del policía estatal asesinado contrasta con la postura del gobernador Astudillo Flores, quien afirmó que la matanza en el penal porteño fue “una riña inesperada”.

En un video que circula en redes sociales, Jesús Hernández Ramírez es interrogado por un grupo armado previo a su ejecución. En las imágenes afirma que la droga que se distribuye en los penales de Acapulco y Chilpancingo es ingresada los fines de semana a través de camionetas particulares contratadas por funcionarios de la SSP para suministrar víveres a la población penitenciaria. Todo, agregó, bajo el resguardo de custodios y protección de directivos de ambas cárceles.

Por esta acción, agregó el hoy occiso, el director estatal de Seguridad y Custodia de los penales en la entidad, Amadeo Tiburcio Paulino, recibe al menos 50 mil pesos mensuales, que se reparte entre custodios, directivos y altos mandos de la SSP.

Reportes oficiales indican que el cadáver de Jesús Hernández fue encontrado el viernes 30 de junio al norte de esta capital. Sobre él, los sicarios dejaron una cartulina con un mensaje donde se advertía sobre la red de corrupción entre autoridades estatales y grupos delincuenciales que disputan el control de los penales en Guerrero.

“Aquí esta (sic) tu basura comandante Carlos Uri Arcos Calderón. Señor gobernador Héctor Astudillo vea cómo estas lacras de estatales apoyan a secuestrar y cobrar cuota a los putos de Los Rojos o Los Jefes, especialmente al Japo y al Lobo por eso en Chilpancingo balacean casas y roban carros y en esos mismos los usan para hacer más secuestros y no los reportan porque la estatal del señor Pedro Almazán los protege porque recibe su pago mensual, así como el coordinador Medina. Putos chaqueteros tienen sus días contados”, refiere parte del mensaje.

“Así mismo (sic) sus estatales del reclusorio de Chilpancingo son los que se encargan de recibir la droga y la ingresan al penal por órdenes del director. Putos estatales que no están embarrados, pónganse a trabajar mierdas y hagan honor al uniforme que portan no se pongan a negociar con nadie si no van a acabar como esta lacra”, indica el mensaje que pretendió ser ocultado por autoridades estatales.

El video del interrogatorio de Hernández Ramírez comenzó a circular profusamente en redes sociales hace cuatro días, es decir, un día después de la masacre en el penal de Las Cruces que fue calificada por autoridades estatales como “una riña”.

Por su parte, el gobierno de Héctor Astudillo ha hecho mutis sobre los señalamientos que involucran a funcionarios de la SSP con presuntos actos de corrupción, específicamente con el ingreso de droga que se distribuye en los principales penales de la entidad.

Ello, a pesar de que ayer, el vocero en Seguridad de la administración astudillista, Roberto Álvarez Heredia, informó que se realizó un operativo en el penal de Chilpancingo, donde fueron decomisados electrónicos y droga, principalmente mariguana y más de 300 dosis de heroína, sin explicar cómo ingresó el narcótico a la cárcel.

Comentarios