CNDH atrae caso de la masacre en Acapulco y alerta por riesgo de tortura en penales en Guerrero

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El caso de la masacre en el penal de Acapulco, que dejó un saldo oficial de 28 muertos y tres heridos, fue atraído por la CNDH para investigar violaciones a los derechos humanos.

De manera paralela, el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (MNPT) emitió la recomendación 2/2017 contra el gobierno del priista Héctor Astudillo Flores por considerar que existen “situaciones apremiantes a atender” para prevenir condiciones que puedan derivar en tortura o maltrato a las personas privadas de la libertad en los cinco centros de internamiento que existen en la entidad.

A través de un comunicado oficial, se informó que miembros del MNPT realizaron “diversas visitas” a cinco cárceles de la entidad, donde constataron que persisten las mismas irregularidades que provocaron la matanza en el penal de Acapulco.

El boletín refiere que personal de la CNDH permanece en las instalaciones del penal de Las Cruces realizando investigaciones y posteriormente fijarán una postura sobre este caso que sigue impune y exhibió presuntos nexos de funcionarios del gobierno de Astudillo con los grupos que disputan el control de los penales y específicamente la introducción y comercialización de droga entre los internos.

La CNDH indicó que los penales visitados previamente por integrantes del MNPT fueron los que se ubican en los poblados de Acapulco, Chilpancingo, Chilapa de Álvarez, Iguala y Taxco.

En ese entonces se detectaron irregularidades como la existencia de condiciones de autogobierno; la insuficiencia de personal y falta de capacitación; sobrepoblación y hacinamiento, así como cobros indebidos y áreas de privilegio.

También, falta de espacios exclusivos para mujeres; deficiencia en la atención médica; instalaciones en malas condiciones de mantenimiento; inadecuada higiene; insuficiente suministro de alimentos o de mala calidad; así como irregularidades en la imposición de sanciones disciplinarias.

Esta revisión consta en los informes oficiales emitidos en agosto de 2016 y en mayo de 2017, donde se exhortó al gobierno de Astudillo a “impulsar acciones necesarias” para optimizar el trato y condiciones de internamiento de las personas privadas de la libertad en los centros de reclusión de la entidad.

Igual se debe analizar y evaluar su correspondencia con los derechos fundamentales, la legalidad, la seguridad jurídica, la protección de la salud y la integridad personal.

En este contexto, el comunicado de la CNDH recordó que el MNPT realizó recomendaciones puntuales al gobierno de Astudillo, entre ellas la urgente necesidad de contar con instalaciones apropiadas, dotar a los internos de alimentación adecuada, atender el problema de la sobrepoblación y hacinamiento, tener establecimientos específicos para mujeres y eliminar las condiciones de autogobierno.

La semana pasada, Astudillo dijo públicamente que “no tuvo tiempo de cumplir” con las observaciones de la CNDH y el MNPT para tratar de revertir las condiciones de corrupción que provocaron la masacre en el penal de Acapulco, situación que podría repetirse en el resto de las prisiones de la entidad.

Comentarios