Integrantes de la AIM alertan sobre “estudios incompletos” de movilidad en proyecto de Línea 7 de Metrobús

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Integrantes de la Academia de Ingeniería de México (AIM) le pusieron otro reparo a la construcción de la Línea 7 del Metrobús, que correrá de Indios Verdes a la Fuente Petróleos por la avenida más emblemática de la capital del país: Paseo de la Reforma.

El proyecto carece de estudios de impacto integral que permiten corroborar su viabilidad del proyecto, dijeron.

Contrario a las afirmaciones que el consejero jurídico del gobierno de la Ciudad de México, Manuel Granados, hizo a Apro el pasado 27 de junio, en el sentido de que la obra cuenta con todos los esquemas legales de respaldo, la doctora Angélica Lozano Cuevas, investigadora del Instituto de Ingeniería de la UNAM, afirmó que el proyecto de movilidad de esa obra es un ejemplo de decisiones políticas basadas en “estudios incompletos”.

En conferencia de prensa, la también integrante de la AIM sostuvo que los proyectos de obras viales y de servicio de transporte que se realizan en el país -incluyendo a la capital- no cuentan con estudios de impacto integrales, pero aun así son autorizadas.

En el caso del Metrobús, dijo la académica, se necesitan estudios de impacto previos en los que se analicen las modificaciones en el tiempo de recorrido de los otros viajeros, en el tránsito y en la emisión de contaminantes, entre otros elementos.

Además, indicó que para el nuevo trazo de la línea 7 no se hicieron “o al menos no se han dado a conocer” tales estudios.

La especialista añadió que una muestra de esta carencia fue la elección del mandatario capitalino, Miguel Ángel Mancera, de usar autobuses de doble nivel, con capacidad para 130 pasajeros, cuando los vehículos biarticulados bien pueden transportar 160 personas.

Por si fuera poco, como también lo dio a conocer Apro, los autobuses tipo londinenses usarán diésel en lugar de combustibles amigables con el medio ambiente.

Lozano Cuevas pidió a los gobiernos federal, estatal y municipal poner “especial atención” en la exigencia de los estudios de movilidad antes de autorizar este tipo de obras, así como implementar evaluaciones continúas sobre su funcionamiento, “para verificar que lo que se esperaba se dé en los hechos, hacer correcciones o bien hacer adaptaciones a las nuevas circunstancias de la ciudad”.

Sin embargo, pesar a estas observaciones de irregularidades, la académica dijo que no presentarán un amparo contra la obra. Cabe recordar que, a la fecha, el proyecto de la Línea 7 del Metrobús enfrenta la demanda de la Academia Mexicana de Derecho Ambiental (AMDA), mientras que el Comité Ciudadano de la colonia San Miguel-Chapultepec anunció que presentará otra con el argumento de falta de una consulta ciudadana.

El pasado 29 de junio, el Juez Octavo de Distrito en Materia Administrativa, Fernando Silva García, resolvió que el gobierno capitalino continúe con las obras del Metrobús -que fueron suspendidas luego del amparo de la AMDA-, después de que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) autorizó en general la obra.

En su edición 2120, Proceso dio a conocer que, además de las irregularidades en la declaración de las zonas patrimoniales y culturales del trayecto, existe un contrato millonario de publicidad detrás del proyecto, firmado por la dirección general del Metrobús con la empresa Medios de Publicidad, S.A. de C.V.

Comentarios