El pueblo brasileño es el único que puede quitarme del juego: Lula da Silva

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “Ellos sólo quieren eliminarme del juego político”, aseguró esta mañana el expresidente de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva, luego de que el juez Sergio Moro lo condenó a nueve años y medio de prisión por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

La causa que llevó al juez a incriminar a Lula fue la compra –que nunca se concretó– de un departamento de tres pisos en Guarujá, en el litoral marítimo de Sao Paulo.

La sentencia también impone el pago de 200 mil dólares de multa y la caducidad de los derechos políticos del exlíder del Partido de los Trabajadores (PT), que amenaza su eventual candidatura a las elecciones de 2018.

Tras el fallo de Moro, organizaciones sociales y la izquierda comenzaron de inmediato a convocar a movilizaciones para dar su respaldo a Lula.

“La única persona que tiene el poder de quitarme del juego, es el pueblo brasileño”, dijo el exmandatario ante la dirigencia del PT, y advirtió que pese a tener 72 años “luchará como si tuviera 30”.

En tanto, sus abogados señalaron que apelarán el fallo que aún debe ser ratificado por una segunda instancia.

Comentarios