Ajuste de cuentas, el móvil de la masacre en Tizayuca: Procuraduría de Hidalgo

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El titular de la Procuraduría de Hidalgo, Javier Ramiro Lara Salinas, reveló que el móvil detrás de la masacre realizada en Tizayuca, donde un comando ejecutó a 11 personas, fue un ajuste de cuentas.

El funcionario detalló en rueda de prensa que los cuerpos hallados en el fraccionamiento Villa Los Milagros fueron lesionados con armas blancas, y la necropsia corroboró que no tenían perforaciones ocasionadas por balas.

Según los indicios, un comando ingresó al domicilio de Rubén C.V. y Cintia A.K., cuando festejaban el cumpleaños de su hija menor, donde los privaron de la vida.

Lara Salinas sostuvo que el propietario de la vivienda, Rubén C.V., tenía antecedentes delictivos en el municipio mexiquense de Tlalnepantla, donde fue señalado por secuestro, por lo que fue recluido en el penal de Barrientos.

También confirmó que otra de las víctimas, Edgar M.B.V., contaba con una credencial que lo acreditaba como personal operativo de la Secretaría de Seguridad Publica de la capital del país.

Pasada la medianoche del miércoles, se pidió el apoyo al número de emergencias 911, por lo que al arribar el personal de seguridad al lugar localizaron a 11 personas sin vida: diez de ellas en la sala de la casa y uno más en la planta alta de la vivienda. Las víctimas fueron siete mujeres y cuatro hombres, dos de ellos menores de edad.

A la masacre sobrevivieron cuatro menores, quienes fueron puestos bajo el resguardo de sus familiares.

Comentarios