Sin certificación, agentes que investigan la masacre en el penal de Acapulco

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- Los agentes de la Fiscalía General del estado (FGE) que realizan la investigación ordenada por el gobernador, Héctor Astudillo Flores, para esclarecer la masacre en el penal de las Cruces, donde murieron 28 internos y otros tres resultaron lesionados, no están certificados.

El pasado lunes 10, la oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito en México (UNODC) y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos humanos (ONU-DH), exhortaron a los gobierno federal y estatal a conducir una investigación “pronta, diligente y respetuosa del debido proceso”, que tenga como objetivo esclarecer la tragedia y garantizar el derecho de acceso a la justicia de las víctimas y familiares.

De igual manera, pidieron sancionar a los responsables de la matanza para evitar que esos crímenes se repitan en el sistema penitenciario de la entidad.

Sin embargo, la investigación sobre el caso de la matanza en el penal de Acapulco, ocurrida el pasado jueves 6, es encabezada por el director de la Policía Ministerial de la Fiscalía General del Estado (FGE), Esteban Maldonado Palacios, un personaje de negro historial, sin certificación, y señalado por sus presuntos nexos con la delincuencia.

En 2008 y 2010, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió sendas recomendaciones en contra de Maldonado Palacios “por su actuación inconsistente y de mal manejo jurídico” en las investigaciones de los asesinatos del periodista acapulqueño Amado Ramírez y de los activistas indígenas del pueblo Mixteco, Raúl Lucas Lucía y Manuel Ponce Rosas, a quienes el funcionario ministerial vinculó con la guerrilla.

Además, Maldonado Palacios estuvo involucrado directamente en la cuestionada investigación sobre el desalojo realizado por policías federales y estatales que dejó un saldo de dos normalistas asesinados, en diciembre de 2011, cuando agentes ministeriales torturaron y sembraron armas a los estudiantes para simular un enfrentamiento armado. A la fecha el doble crimen sigue impune.

Por este caso, Maldonado palacios fue destituido de la FGE y se refugió en la Secretaría de Finanzas y Administración durante el periodo del exgobernador Ángel Aguirre Rivero, según fuentes oficiales.

En 2015, el exgobernador interino Rogelio Ortega Martínez y el extitular de la FGE, Miguel Ángel Godínez, recontrataron a Esteban Maldonado.
Y a pesar de los antecedentes negativos y la falta de certificación y exámenes de control y confianza, el gobernador Héctor Astudillo lo premió al nombrarlo jefe de la Policía Ministerial.

Ayer, Apro informó que un grupo de sujetos armados colocó una manta en la zona urbana del puerto de Acapulco con un mensaje en contra de ese jefe policiaco, a quien acusan de estar relacionado con la masacre en el penal de las Cruces y recibir dinero del narco para proteger a un grupo delictivo.

Hasta el momento, Astudillo ha hecho mutis sobre los constantes señalamientos contra funcionarios de su administración que han sido acusados de presuntos nexos con el narcotráfico, antes y después de la masacre en el penal de Acapulco.

Comentarios